¿Quién pierde si Rusia colapsa?

Por 

(CNNMoney) - Nadie gana si la economía de Rusia se viene abajo.

Sus socios comerciales —países y empresas— están observando con preocupación cómo Rusia lucha por enfrentar una creciente crisis económica, desencadenada por la caída de los precios del petróleo y por las severas sanciones internacionales.

El rublo se ha venido a pique y ya está afectando los ingresos de las compañías multinacionales que operan en Rusia.

Estas son algunas de las mayores víctimas del deterioro de la economía rusa:

Alemania: la economía más grande de Europa es la más expuesta a Rusia. El año pasado, la relación comercial de Alemania con Rusia fue valorada en más de 76.000 millones de euros (95.400 millones de dólares). Las fuertes sanciones económicas occidentales por la crisis en Ucrania ya han tenido un impacto en las exportaciones, y las compañías han frenado las inversiones.

El mes pasado, Alemania dijo que las "crisis geopolíticas" habían contribuido a una fuerte reducción en sus previsiones de crecimiento para este año y el siguiente.

Lo último que la eurozona necesita es que haya problemas en Alemania; el bloque monetario depende en gran medida del peso pesado económico.

El resto de Europa: Rusia compra muchos bienes de otros países europeos.

Moscú tomó represalias contra las sanciones occidentales en agosto, al prohibir las importaciones de frutas, verduras, carne, pescado, leche y productos lácteos que provenían de Europa, al igual que de Estados Unidos, Australia y Canadá.

Estas fueron malas noticias para los productores europeos que exportan a Rusia una gran cantidad de fruta, queso y cerdo. Alrededor de un 10% de las exportaciones de alimentos de la Unión Europea —con un valor de alrededor de 15.000 millones de dólares— fueron entregadas a Rusia el año pasado, convirtiéndolo en el segundo cliente más grande de Europa.

Europa tuvo que apartar alrededor de 156 millones de dólares para compensar a los productores.

Compañías energéticas: el deterioro del rublo se ha llevado una parte de las ganancias de las compañías que hacen negocios con Rusia.

BP advirtió que las fuertes sanciones serían perjudiciales. BP tiene una gran participación en Rosneft, la compañía petrolera más grande de Rusia, la cual está sujeta a las restricciones comerciales de Estados Unidos. Las acciones de la compañía bajaron un 25% este año, ya que la reducción en los precios del petróleo perjudicó las ganancias.

La compañía francesa Total canceló los planes de realizar una sociedad conjunta con la empresa Lukoil de Rusia para la exploración de gas esquisto, debido a las sanciones occidentales. Esto afecta los posibles ingresos futuros de la compañía. Otras compañías energéticas como Exxon Mobil también tienen vínculos importantes con Rusia.

Fabricantes de automóviles: Ford, el gigante estadounidense de la fabricación de automóviles, es uno de los fabricantes más grandes de Rusia y ha advertido que el debilitamiento del rublo está afectando las ventas.

Volkswagen le atribuyó la disminución del 8% en las ventas de autos en Rusia durante los primeros seis meses del año a las tensiones políticas. Las acciones del fabricante alemán de automóviles han bajado más de un 12% este año.

La empresa Renault, de Francia, también dijo que sus ventas en Rusia se habían visto afectadas, mientras Peugeot Citroën advirtió en octubre que el debilitamiento del rublo estaba perjudicando a la compañía.

Bancos: las ganancias de la unidad rusa de Societé Generale cayeron un 36% en el segundo trimestre. Otros bancos que tienen exposiciones considerables son Rabobank, una entidad crediticia holandesa, y Unicredit, de Italia.

McDonald's, Adidas y otras marcas: las frías relaciones entre Estados Unidos y Rusia parecen estar detrás de la ofensiva sobre McDonald's en el país. Las autoridades reguladoras obligaron a 12 restaurantes a cerrar temporalmente por acusaciones de violaciones sanitarias. Sin embargo, muchos consideraron que la decisión había sido motivada por circunstancias políticas.

Adidas, una compañía alemana de ropa deportiva, está cerrando tiendas y reduciendo su expansión en Rusia a medida que las tensiones en la región afectan el gasto de los consumidores y la pérdida de valor del rublo afecta la rentabilidad. Adidas vio una reducción de sus ganancias previstas para 2014 de un 20% a un 30%, en parte debido a Rusia.

Carlsber, la cervecera danesa, ha emitido dos advertencias de beneficios este año debido a la disminución de la demanda en Rusia.

Coca-Cola también se ha visto afectada. Las acciones de Coca-Cola HBC, la empresa que embotella y distribuye las bebidas en Rusia, se han venido abajo un 32% este año.