Por Kevin Conlon, CNN

(CNN) - Vladimir Putin dio una mala noticia de Navidad en el Kremlin al anunciar el jueves que cancela las vacaciones para los miembros del gobierno.

El presidente de Rusia hizo el anuncio en una reunión el 25 de diciembre con su gabinete, pero para quienes creen que sólo se trata de una actitud antinavideña, en realidad la Navidad en Rusia se celebra el 7 de enero, una fecha tradicional en la Iglesia Ortodoxa Oriental.

“El gobierno y sus varias estructuras no pueden permitirse unas vacaciones tan extensas, al menos no este año”, les dijo Putin a los ministros en un discurso transmitido en la televisión estatal. “Saben de lo que estoy hablando”.

Putin se refería a la economía rusa, que pasa por una situación difícil.

“Hemos estado haciendo esfuerzos para cambiar la estructura de nuestra economía y hacerla más innovadora… se ha hecho mucho en ese sentido”, dijo. “Sin embargo, eventos recientes muestran que eso no es suficiente”.

Fue un cambio de tono con respecto a hace sólo una semana, cuando Putin culpó a Occidente por la crisis en Rusia, incluso sugiriendo una conspiración de EE.UU. y Arabia Saudita para hacer caer los precios del petróleo.

En la reunión del jueves, no obstante, el presidente admitió al menos algo de responsabilidad.

“Las dificultades que hemos enfrentado no sólo son de tipo externo. No sólo se deben a algunas sanciones o limitaciones causadas por la situación de los mercados globales: son también el resultado de nuestras propias deficiencias que se han acumulado con los años”.