(CNN Español) - La Navidad tampoco fue la misma para los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en México, quienes continuaron este miércoles su protesta a las puertas de la residencia presidencial.

Con el lema "Ni Navidad, ni Año Nuevo. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, los familiares de las víctimas de Ayotzinapa resistieron el frío y la lluvia para exigir respuesta del gobierno y dejar en claro que para ellos no hay descanso, ni resignación en estas fiestas decembrinas.

“Le dijimos en varias ocasiones que nosotros no íbamos a descansar y no vamos a descansar hasta encontrarlos”, señaló Felipe de la Cruz, representante de los padres.

“Que la Navidad para nosotros no existe hoy porque nos hace falta un miembro importante en cada una de las familias. Entonces no podemos decir feliz navidad o feliz noche buena porque no hay felicidad en nuestros corazones, sino todo lo contrario. Hay dolor, hay llanto dentro de nosotros”.

Los padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos aseguran que no pierden la esperanza de encontrar a los jóvenes con vida y que por eso seguirán con sus manifestaciones y con la petición directa al presidente Enrique Peña Nieto que sus seres queridos aparezcan vivos.

Para este viernes, cuando se cumplen tres meses de su desaparición, se prepara una marcha nacional en apoyo a su lucha.

Según las autoridades, los estudiantes fueron asesinados en un basurero en la zona de Cocula, en Guerrero, por delincuentes de un grupo armado conocido como Guerreros Unidos, a quienes habrían sido entregados por la policía municipal de Iguala.