Por Brad Lendon, CNN

(CNN) - El Ejército de los Estados Unidos considera que la Batalla de las Ardenas, una campaña de seis semanas en el bosque de las Ardenas de Bélgica que empezó el 16 de diciembre de 1944 durante la Segunda Guerra Mundial, "al parecer fue la batalla más importante de la historia militar de Estados Unidos".

El primer ministro británico Winston Churchill estuvo de acuerdo, refiriéndose a ella "como la batalla estadounidense que sin duda fue la más importante de la guerra".

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Así que fue totalmente apropiado que el hombre a quien muchas personas consideraban el mejor fotógrafo de guerra a nivel mundial, Robert Capa, fuera incorporado en las tropas estadounidenses durante una parte de la batalla.

Las fotografías de Capa que aparecen en la galería adjunta fueron tomadas en poco tiempo a finales de diciembre de 1944, de acuerdo con Cynthia Young, conservadora del Archivo de Capa del Centro Internacional de Fotografías.

Young dijo que mientras Capa llamó la atención por sus fotografías de acción, las que tomó en la batalla de las Ardenas son de distinta naturaleza.

"Las imágenes de los soldados muertos, un agricultor enterrando a un caballo muerto en la nieve y prisioneros alemanes agrupados con las manos en alto dan fe de la desolación de esta campaña mortífera", dijo Young.

Capa, a quien Young describe como "decididamente antifascista, no fue un observador imparcial de la guerra, sino más bien un fotógrafo oficial aliado.

"Tomó fotografías para la prensa estadounidense e inglesa para informar a los lectores sobre la guerra, con la esperanza de que sus fotografías ayudarán a obtener apoyo de los aliados", dijo Young.

Verás varias fotos de prisioneros alemanes en la galería adjunta. Young dijo que Capa solía tomar fotografías de los soldados alemanes solo si eran prisioneros.

A pesar de la condición de aliado de Capa, el parecía cualquier cosa menos un soldado, según Kenneth Koyen, un funcionario de relaciones públicas del ejército estadounidense que ayudó a Capa durante la Batalla de las Ardenas.

Al escribir la Historia de la Fotografía (reimpresa en línea en evesmag.com), Koyen relata cómo esa apariencia casi le costó a Capa su libertad cuando Koyen lo escoltó a un cuartel general de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, donde un oficial de inteligencia, el teniente coronel Harry Brown, estaba trabajando en un mapa de las posiciones de batalla que estaba colocado en la pared.

"'¡Arresta a ese hombre! ¡Sácalo de aquí!'", gritó Brown mientras trataba de ocultar el mapa de Capa, quien llevaba un abrigo de piel alemán que había sido robado, según el relato de Koyen.

Koyen pudo convencer al coronel sobre la lealtad de Capa, pero el aspecto del fotógrafo casi le cuesta de nuevo la vida posteriormente en la batalla, cuando los soldados estadounidenses empezaron a disparar contra Capa, según escribió Koyen.

Koyen intervino y saludó a los soldados estadounidenses, escribió. Y luego dijo: "Capa y yo intercambiamos una larga mirada. Sin decir una palabra, se quitó el abrigo de piel y la guardó en el Jeep".

Ellos se encontraban entre el millón de soldados estadounidenses que lucharon en la batalla de las Ardenas. Más de 100.000 alemanes y 67.000 estadounidenses perecieron, de acuerdo con el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial.

Se consideró que la batalla finalizó el 28 de enero de 1945, cuando las fuerzas alemanas retrocedieron a las posiciones que ocupaban al inicio de su ofensiva, seis semanas antes.

Encontrarás más información sobre Capa en la página del centenario de Capa del Centro Internacional de Fotografía, el cual incluye la única grabación conocida de la voz de Capa, una entrevista por radio de 1947.

Robert Capa fue un fotoperiodista húngaro conocido por sus fotografías que abarcan cinco guerras. Murió durante una misión en 1954.