(CNN)– Un camello pisoteó hasta la muerte a dos personas el fin de semana en una granja en Texas, dijeron las autoridades. Peggye McNair, de 72 años, propietaria de la finca y un criador de camellos muy conocido, fueron las víctimas del ataque ocurrido el sábado, la policía dijo a KFDX, cadena afiliada a CNN.

El incidente ocurrió en la granja llamada Camel Kisses (Besos de Camello) en Wichita Falls y sucedió después de que Mark Mere, de 53 años, se metió en un corral con tres camellos – un macho y dos hembras.

Mere aparentemente entró en la zona porque el agua de los anamales se había congelado.

El camello macho estaba en celo y se puso muy agresivo, dijo el alguacil del condado de Wichita David Duke. Se trata de la temporada en la que el animal macho es más fértil y cuenta con unos altos niveles de excitación sexual y territorialidad.

Mere trató entonces de salir del corral según las autoridades.

La propietaria, McNair, intentó cerrar la puerta, pero el camello macho se escapó y los pisoteó hasta la muerte, dijo la policía.

El alguacil dijo que cuando los agentes llegaron al lugar, los tres camellos estaban agresivos hacia ellos.

Los familiares de la propietaria de la granja dieron permiso a los agentes para matar al camello macho, dijo la policía.

En una entrevista de 2009 en el diario de Wichita Falls Tiempos Record News, McNair dijo: "los camellos han pagado los platos rotos. Al igual que los perros, si son criados con crueldad, van a ser peligrosos ... Pero, si son criados con amor, afecto, atención, golosinas y compañerismo, como en nuestra granja serán dóciles y agradables".

En la entrevista, aseguraba también dijo que siempre tomaba precauciones adicionales cuando los animales estaban en celo.

Además, habló del caso en el que dos mujeres que críaban camellos como animales de compañía, que murieron cuando un camello macho los derribó y pateó hasta la muerte, que esa era la conducta de apareamiento común.