(CNN Español) - La prolongación de la gira internacional del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con una escala en Rusia y un encuentro con su homólogo Vladimir Putin, retrasó la presentación del informe de gobierno del jefe de Estado ante la Asamblea Nacional.

Los cambios de agenda no escaparon a la controversia dentro del país suramericano.

La gira la realizó Maduro en medio de tensión en el país por las largas colas para comprar alimentos y medicinas, entre anaqueles poco abastecidos. Maduro visitó Irán, China, Qatar y Argelia con el objetivo, dijo, de buscar alianzas económicas para encarar la caída de los precios del petróleo.

“He conseguido los recursos necesarios para que el país mantenga su ritmo de inversión, de importaciones, la estabilidad económica”, dijo el mandatario.

Pero, a la espera conocer los detalles de los acuerdos logrados, el fin del viaje coincidió con la fecha tope establecida en la Constitución para el mensaje presidencial a la Nación cada año.

La rendición de cuentas en materia política, económica y social fue entregadas por escrito por parte del vicepresidente, Jorge Arreaza.

El cambio de agenda no fue bien recibido por la oposición, que recordó también que el país está a la espera de anuncios económicos prometidos por el presidente.

“Hoy debería estar el señor Maduro dando la cara al pueblo de Venezuela, pero los venezolanos no sabemos cuál es el destino, la agenda, el propósito de este periplo improvisado y vergonzoso que hoy realiza”, dijo la dirigente opositora María Corina Machado.

La rendición de cuentas de Maduro fue reprogramada para el martes 20 de enero.