(CNN)– Para Ashley Bridges, la vida era feliz. Ella y su novio, Jonathan Caughey, estaban enamorados y junto con su joven hijo Braiden, estaban contentos de formar una familia. El único problema era su rodilla dolorida. Había comenzado a molestarla en la primavera de 2012.

Empezaron entonces sus "múltiples visitas" a la consulta del médico. "Le dije al doctor, 'Creo que hay algo malo en mi rodilla. A veces me duele mucho pero luego se va el dolor".

El médico le dijo que probablemente era sólo la artritis o bursitis. Luego volvió un par de meses más tarde y le dijeron que su dolor era "algo con lo que tendría que vivir".

Esto se prolongó durante más de un año hasta que finalmente Bridges, que vive en Menifee, California, no podía andar y fue derivada a un especialista en octubre de 2013. Pero antes de que pudieran verla el dolor se hizo tan insoportable que fue a urgencias al hospital.

"Tenía un dolor insoportable en mi rodilla y ya no podía sentir los dedos de mis pie. Así que fui al hospital y lo hicieron un examen de rayos X", dijo.

Estaba en la sala esperando los resultados cuando se la llevaron de nuevo a una habitación y le dijeron que el médico tenía que hablar con ella. El doctor entró y dijo: "Usted tiene cáncer de huesos".

El cáncer es conocido como osteosarcoma. Tenía tan solo 24 años y se quedó en estado de shock por la noticia. No podía creer lo que estaba oyendo.

Puentes todavía se emociona cuando habla de cuánto tiempo tardaron en llegar a diagnóstico.

"Estoy enfadado", dijo Bridges, llorando "pero no hay realmente nada que podamos hacer al respecto. Fui varias veces al médico y no me prestó atención, y probablemente este cáncer me vaya ahora a costar la vida. Este es un cáncer muy agresivo, si yo lo hubiera sabido, podría haber tenido más tiempo".

Bridges se sometió a cirugía para reemplazar la rodilla y la mayoría de su fémur. Los médicos también dijeron que debía comenzar la quimioterapia de inmediato, para evitar el riesgo de que el cáncer se extendiera. Pero entonces Bridges estaba embarazada de 10 semanas de una niña.

"Me dijeron que lo que probablemente le sucedería a Paisley. Lo más probable es que muriera. Pero esa no era una opción para mí. Ella es primero. yo no voy a matar a un bebé sano porque yo esté enferma. Su vida es tan importante como la mía sino más importante. Como madre, mi trabajo es proteger a mis hijos", explica ahora.

Inquebrantable en su decisión de retrasar el tratamiento – una decisión que en última instancia podría costarle su vida – ella sabía que su marido y madre la apoyarían.

Renee Thomas, su madre, asegura que su hija siempre ha tenido un carácter fuerte y esta decisión no la sorprendió. "Yo siempre le digo que aún no ha terminado todo. Nunca se sabe. Podríamos conseguir ese milagro", asegura la mdre.

Pero después de dar a luz a Paisley en julio, una exploración completa del cuerpo reveló que el cáncer se había extendido por todo el cuerpo de Bridges, había llegado incluso a su cerebro.

"Cuando me dijeron eso, pensé ¡oh, Dios mío, realmente me estoy muriendo. Yo no voy a superar esto. Y entonces me sentí triste por una semana y luego me recuperé mentalmente". Pero Bridges admite que es difícil estar dolorida todo el tiempo.

Los médicos le dicen que tiene meses de vida, pero ella todavía tiene metas.

"Estoy realmente luchando para llegar al primer cumpleaños de Paisley en octubre. He superado ya Acción de Gracias, Navidad y enseguida llega el cumpleaños de Braiden en marzo. Yo sólo voy a seguir marcándome pequeñas metas para mí y ya veremos".

Tras el diagnóstico terminal, Bridges y Caughey trasladaron su fecha de la boda de un par de meses para el pasado mes de noviembre. Se le ilumina la cara cuando habla de su día de la boda. Braiden, 6, caminóhasta el altar con ellos. Fue un día feliz.

"Simplemente pasó tan rápido. Si pudiera resumir ese día hasta que sólo sería mágico. Mágico. Me encantó. Me encantó ver a todos mis amigos, mi familia todos juntos."

Para Bridges, los recuerdos y las fotografías tienen un valor incalculable.

"Esto significa todo. Mis hijos van a tener estos recuerdos. Mi marido va a tener estos. Y mis hijos van a ser capaces de mirarlas para siempre."

Cuando se le pregunta qué podría ser su legado, Bridges se quiebra suavemente y dice: "Quiero que mis hijos sepan cuánto los amo y cuánto he luchado por ellos."