CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Líder antislamización renuncia por una foto en la que posa como Hitler

Por CNN en Español

Por Eliott C. McLaughlin

(CNN) — Mientras las concentraciones de miles de personas en contra de la islamización son noticia importante en Alemania luego del ataque a Charlie Hebdo, uno de los organizadores de dichas concentraciones renunció como el líder de un grupo de ala derecha luego de que un periódico publicara una selfie de varios meses atrás en la que él posaba como Adolf Hitler.

En la foto aparece Lutz Bachmann, el líder de PEGIDA, lo que se traduce como Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente. Fue publicada el miércoles en la portada del tabloide alemán BILD.

Bachman renunció como presidente del grupo luego de la reacción violenta a la foto en la que posa como Hitler, al igual que otra imagen que Bachman publicó de un hombre en un traje del Ku Klux Klan con la siguiente descripción: “Tres K al día mantiene alejadas a las minorías”.

“Me disculpo con todos los que se han sentido atacados por mis publicaciones en línea. Se trata de comentarios que fueron hechos sin mayor reflexión, y yo no los expresaría más hoy en día. Lamento que esto haya afectado los intereses de nuestro movimiento, y saco la conclusión apropiada”, dijo Bachmann en Dresden.

La selfie fue un acto de sátira, dijo su portavoz Kathrin Oertel en Facebook. Si bien todos los ciudadanos tienen el derecho a practicar la sátira, escribió, insultar a los extranjeros no es satírico.

Aunque Bachman aparentemente ha eliminado su propia cuenta de Facebook, capturas de pantalla publicadas por numerosos medios de comunicación sugieren que Bachman publicó la fotografía de Hitler en septiembre, mientras la imagen del KKK es de 2012.

Bachman le dijo lo siguiente a BILD: “Tomé la fotografía en la peluquería, para la publicación del audiolibro de la sátira ‘Ha vuelto’… Necesitas bromear sobre las cosas de vez en cuando”.

“Ha vuelto”, o “Er ist wieder da” en alemán, es una sátira éxito de librería de 2012 basada en la suposición de que Hitler se despierta en Berlín en la actualidad sin saber qué ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial.

El audiolibro fue publicado mucho antes de septiembre, ya que informes de noticias de enero de 2013 indican que ya se habían vendido 75.000 copias.

Parece que las imágenes ganaron terreno no por lo oportuno, sino porque PEGIDA exitosamente organizó manifestaciones semanales en contra de la islamización en Dresden. La policía calcula que 18.000 personas asistieron a una concentración que se llevó a cabo el 5 de enero, mientras más o menos 25.000 personas asistieron a la concentración del 12 de enero.

La manifestación que estaba programada para el lunes en Dresden se canceló luego de que la policía persuadiera a PEGIDA de que no la llevara a cabo luego de una fetua emitida por ISIS y dirigida a los organizadores de PEGIDA, escribió el grupo en la página de Facebook de su rama del Reino Unido.

“La policía ha cancelado la concentración estando de acuerdo con PEGIDA porque no pueden garantizar la seguridad y protección de los participantes luego de que se obtuviera información de ataques que grupos islamistas habían planificado”, indicó la publicación de Facebook.

En respuesta a la cancelación que se llevó a cabo el lunes, LEGIDA, la rama de PEGIDA en la ciudad de Leipzig, dijo que estaba organizando una concentración que esperaban que atrajera a entre 30.000 y 60.000 manifestantes, según medios de comunicación alemanes. Hasta 4.000 oficiales de la policía habían sido reclutados de todas partes del país a fin de prepararse para el evento, informó un medio de noticias.

En su página principal de Facebook, la cual tiene más de 155.000 “me gusta”, PEGIDA ha mencionado su filosofía de que los ciudadanos deberían “despertarse de su estado de adormecimiento” y reconocer el “peligro de la ideología islámica”. “Pongámosle fin a la islamización de los salafistas radicales”, insta. “Como sociedad, deberíamos darle a las personas la oportunidad de integrarse, pero ¡no deberíamos permitirnos a nosotros mismos ser islamizados y así perder nuestra libertad y democracia!”

El grupo afirma tener partidarios en más de 30 ciudades alemanas y 18 países de Europa. Un grupo de PEGIDA en Noruega también hizo un llamado a que los manifestantes se reunieran afuera del ayuntamiento en la capital, Oslo, anteriormente este mes para mostrar su apoyo hacia los franceses y mostrar oposición frente a lo que llama la “islamificación de Noruega”.

El ministro de justicia alemán, Heiki Maas, y la canciller Angela Merkel han hecho un llamado al grupo para que cancelen las concentraciones en Dresden y otras ciudades alemanas. Algunas contraprotestas se han llevado a cabo, o han sido planificadas en Hanover, Düsseldorf, Hamburgo, Múnich, Dresden, Leipzig y Berlín.

Durante una manifestación del 5 de enero, la catedral Cologne de Alemania apagó sus luces en un rechazo simbólico a la concentración que se estaba llevando a cabo en su sombra.

Joerg Forbrig, un analista europeo con la institución German Marshall Fund of the United States, le dijo a CNN que el mensaje de PEGIDA solo resonaba con el área de Dresden, donde sus ideas habían caído en un “suelo particularmente fértil”.

“Estas protestas no son alimentadas tanto por el temor al Islam y el temor a los ataques islamistas, sino por la frustración ante el costo de la reunificación, acerca de la forma en la que están siendo integrados y representados desde la caída del Muro de Berlín”, dijo Forbrig.

Dresden ya tenía una red bien establecida de extremistas de derecha antes de que surgiera PEGIDA, dijo.

“Aquí lo que vemos es que los ciudadanos de Alemania Oriental no se sienten del todo en casa en Alemania”, dijo Forbrig. “Existe una sensación de ciudadanía de segunda clase, y para ser escuchados, muchos ciudadanos de Alemania Oriental recurren a medidas radicales”.

Rick Noack y Susannah Cullinane de CNN contribuyeron con este reportaje.