El mensaje del equipo de Marco Rubio a sus partidarios: Estamos listos para postularnos

Por Alexandra Jaffe

Miami, Florida (CNN) — El senador Marco Rubio está listo para postularse para presidente si decide entrar en la contienda, le dijo un asesor a CNN.

Una candidatura presidencial no es el próximo paso definitivo para el senador, quien también va tras una reelección en 2016 y ha dicho que solo se postulará para un cargo... pero para muchos de sus donantes y partidarios que asistieron a la cumbre de dos días que realizó en Miami, es algo obvio. Los asistentes tuvieron la impresión de que, aunque el senador aún no ha tomado su decisión, Rubio y sus asesores han preparado la estructura de financiamiento y de dotación de personal para entrar de lleno.

Y al hablar con algunos miembros de la audiencia que estaban escuchando, el discurso funcionó.

"Me siento muy convencido con él", dijo Anthony Gioia, un embajador de George W. Bush y un importante recaudador de fondos del Partido Republicano que apoyó a Mitt Romney en 2012.

Al considerar que los posibles contendientes principales de Rubio han sido más públicos y directos en cuanto a sus intenciones durante varias semanas, es importante convencer a sus patrocinadores financieros de que cuenta con la organización de la campaña electoral para lanzar en cualquier momento una candidatura para 2016. En tanto que el novato senador de Florida reunió a donantes y al personal en el elegante hotel Delano, al menos 10 esperanzados republicanos abordaban a posibles asistentes para las reuniones electorales de Iowa y los exgobernadores Jeb Bush y Mitt Romney recorrían el país reuniéndose con votantes y funcionarios republicanos.

De regreso en Miami, Gioia dijo que aunque no ha decidido a quién apoyar en las primarias del Partido Republicano, estaba impresionado por el dominio que mostraba Rubio respecto a los desafíos de política exterior que enfrenta la nación y, en particular, con el carisma y la historia personal tan convincente del senador.

"Él es extremadamente elocuente", dijo Gioia. "Alguien que será presidente tiene que ser capaz de dirigir. Y tienes que ser elocuente para poder dirigir".

Gioia fue uno de casi 300 donantes y partidarios que se reunieron en el hotel en la noche del viernes y el sábado por la mañana para la reunión anual "Equipo Marco 2016" del senador. Entre los asistentes se encontraban Al Cardenas, expresidente de la Unión Conservadora Estadounidense y partidario de Rubio y de Jeb Bush; Dirk Van Dongen, presidente del comité directivo del Distrito de Columbia de Rubio; Matt Keelen, un importante donante de Rubio y Geoff Verhoff, un miembro del grupo de presión del Distrito de Columbia y miembro del comité de dirección del Distrito de Columbia de Rubio.

Rubio pasó casi tres horas la noche del viernes charlando individualmente con los asistentes, contando chistes e historias con ellos en el patio iluminado con la luz de las velas, después de que los invitados disfrutaron de una cena buffet y barra libre.

Durante un desayuno buffet el sábado por la mañana, Rubio compartió con el grupo su forma de pensar mientras contempla una postulación presidencial. Se reunirá con unas cuantas docenas de sus principales recaudadores y asesores durante el almuerzo para crear una estrategia para su futuro, y tiene planificada una cena más informal el sábado por la noche con un pequeño círculo para continuar la conversación.

De acuerdo con varias personas que asistieron al desayuno informativo, Rubio dijo que no esperará mucho para tomar la decisión puesto que quiere darle suficiente tiempo a los republicanos en el estado para que coloquen a un sólido candidato que defienda su escaño si, en efecto, se decide postular para la Casa Blanca.

Terry Sullivan, exjefe de personal de Rubio y quien ahora maneja su comité de acción política, también dio una presentación en PowerPoint al grupo, en la que bosquejó los esfuerzos y éxitos de las elecciones intermedias del senador, presentando ante los asistentes a los nuevos republicanos a quienes su dinero hizo posible elegir en 2014.

Los asesores advierten que Rubio aún no ha tomado una decisión y que estas preparaciones serán también útiles para una campaña senatorial si él decide postularse para su reelección.

Los republicanos de la Florida esperan enfrentar una feroz batalla con los demócratas para mantenerse en el escaño, independientemente de a quien postulen, pues es una oportunidad extraordinaria para que los demócratas escojan a alguien con la esperanza de recuperar el Senado y un estado fluctuante clave en el cálculo del Colegio Electoral.

Cardenas pronosticó que solamente la lucha por el Senado podría superar los 100 millones de dólares.

"Florida será el estado número uno en una elección presidencial y en la elección del Senado de Estados Unidos, y ya sea que estés postulándote para una reelección en el Senado en una candidatura que pudiera costar 100 millones, o que estés postulándote para presidente, necesitas un esfuerzo increíble solo para la reelección", dijo. "Así que si no empiezas a trabajar en eso ahora, no serás capaz de reunir los recursos que necesitas".

Rubio está muy listo para reunir esos recursos. Según un asesor, el senador hizo un recorrido récord de recaudación de fondos en enero, en el que superó todas sus metas. Y también está en camino a superar sus metas de febrero, para lo que ya planificó viajes de recaudación a Chicago y a Texas el próximo mes.

Recientemente contrató a Anna Rogers, la mejor recaudadora de fondos para el grupo de promoción del Partido Republicano, American Crossroads, como su directora financiera, aunque su actual directora financiera, Dorinda Moss, continuará participando activamente en los esfuerzos de recaudación de fondos del equipo.

Aún así, muchos en el partido siguen siendo escépticos de un senador en su primer mandato que todavía está encantada, en algunos círculos conservadores, por su papel en la fracasada negociación del proyecto de ley de reforma migratoria del Senado en 2013. Este fracaso le representó perder apoyo dentro del ala conservadora del partido y suscitó dudas acerca de su capacidad para gobernar con eficacia.

Él era uno de un puñado de los posibles contendientes para 2016 que faltó este fin de semana a una reunión conservadora organizada por Steve King, el representante republicano por Iowa; un desaire que no pasó desapercibido por King, quien le dijo a la multitud que creía que el próximo presidente del país era uno de los oradores en la reunión.

Pero el propio equipo de Rubio no cree que la inmigración será un problema para él en su candidatura, si se llegara a postular. Ellos señalan que el senador posee sólidas referencias en casi cualquier tema conservador clave, entre ellos el control de armas y el aborto, y que visualiza el caos de la inmigración como una segunda oportunidad de los tipos a los que los conservadores podrían perdonar.

Y sus partidarios creen que él posee el carisma y la historia personal convincente de los que carecen muchos otros posibles contendientes.

Gioia, quien ha organizado cenas de recaudación de fondos en su casa en las que ha cazado a candidatos de más de un millón de dólares, dijo que aún no ha decidido a cuál de los republicanos apoyará. Pero entre Rubio y Bush, el senador más joven pudo haber ganado su corazón.

"Ciertamente me inclino mucho por Marco, o posiblemente por Jeb... pero realmente me gusta Marco. Él es un tipo muy talentoso", dijo Gioia.

"También es un buen tipo en su interior. Se siente cómodo siendo auténtico", agregó.