16 muertos en protestas de homenaje por la revolución de Egipto

Por Sarah Sirgany, Ian Lee y Catherine E. Shoichet

Cairo (CNN) — Una mujer que está sangrando se desploma en el suelo. Un oficial de policía lleva un arma detrás de ella.

Se trata de una imagen que se difundió rápidamente en redes sociales... y desató furor entre los activistas en Egipto que afirmaron que esta arrojaba luz sobre una realidad devastadora, cuatro años después de que las protestas le dieran forma a una revolución que derrocó al gobierno de Egipto.

Los activistas dicen que la mujer, Shaimaa El-Sabbagh, participaba pacíficamente en una pequeña protesta para conmemorar la revolución en la plaza Tahrir de El Cairo el sábado, cuando la mataron a tiros.

La policía niega haber utilizado algo que no fuera gas lacrimógeno mientras aplacaban las protestas. Pero los colegas de El-Sabbagh en el Partido de la Alianza Popular Socialista dicen que la policía disparó y la mató.

"Si hubiera habido intentos por atribuirles responsabilidad a los agentes de seguridad en el transcurso de los últimos cuatro años, Shaimaa no habría sido asesinada", dijo Khaled Dawood, un vocero del Partido de la Constitución.

El-Sabbagh fue una de al menos 16 personas que fueron asesinadas en protestas el fin de semana en eventos que conmemoraban el cuarto aniversario de la revolución de Egipto, entre ellas tres oficiales de policía, informó el medio estatal Ahram Online.

Quince personas fueron asesinadas el domingo, entre ellas tres reclutas de la policía, informó Ahram. Dos de las personas asesinadas eran hombres que trataban de colocar una bomba en la provincia de Behira, dijo el vocero del ministerio de salud, Hossam Abdel-Ghaffar.

El domingo en la noche, no estaba claro cuántas personas habían sido arrestadas, porque algunas fueron puestas en libertad inmediatamente o poco después, dijo el ministerio del interior. Ocho periodistas que cubrían las protestas del sábado se encontraban entre los detenidos, informó la Asociación para la Libertad de Pensamiento y Expresión.

Mientras tanto, el fiscal general ha lanzado una investigación respecto a la muerte de El-Sabbagh y llamó a los policías que se encontraban de servicio ese día para que fueran interrogados, junto a seis miembros del Partido de la Alianza Socialista Popular que fueron arrestados en la marcha del sábado.

Elhamy El-Marghany, portavoz del partido, dijo que la muerte de El-Sabbagh era un asesinato que "envía un mensaje en contra de la vida política y partidista".

Tiempos tumultuosos

Cuatro años atrás en el Día de la Policía, un día festivo nacional que se celebraba el 25 de enero, miles de egipcios marcharon para protestar por las violaciones a la seguridad. Las protestas rápidamente ganaron impulso a medida que los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad dejaron cientos de muertos y culminaron en el derrocamiento de quien en ese entonces era el presidente, Hosni Mubarak.

Casi todos los oficiales de policía implicados en la violencia de 2011 fueron absueltos. En noviembre del año pasado, un tribunal de El Cairo desestimó los cargos contra Mubarak y absolvió a su ministro del interior y a sus principales asesores de seguridad por cargos relacionados con las muertes de los manifestantes.

Miles han sido asesinados y miles más han sido arrestados desde 2011, mientras grupos locales e internacionales de derechos humanos condenaban la impunidad con la que las fuerzas de seguridad operaban. Los daños aumentaron el verano de 2013, luego del derrocamiento del expresidente Mohamed Morsy, tras otra ola de protestas masivas. La ofensiva sobre sus partidarios en 2013 dejó al menos 1.000 personas asesinadas.

Muchos de los activistas famosos vinculados con las manifestaciones originales del 25 de enero ahora se encuentran tras las rejas. Los grupos de derechos humanos han reducido las operaciones desde que el gobierno anunció la activación de una antigua ley que restringiría las actividades y el financiamiento.

Quienes marcharon con El-Sabbagh el sábado eligieron protestar el día antes del 25 de enero "para que ellos no sean confundidos ni se les confundan ni se les agrupe con las manifestaciones de la Hermandad Musulmana", dijo Dawood.

El gobierno de Egipto ha dicho que un aumento en los ataques terroristas ha obligado a que se tomen medidas más estrictas, a medida que cientos de miembros del personal del ejército y la policía murieron en bombardeos y tiroteos.

El ministerio del interior dijo en una declaración a medios estatales en diciembre del año pasado que, solamente en 2014, había arrestado a 10.000 amotinadores, saboteadores y terroristas.

La oposición ha condenado constantemente estos ataques, pero afirma que el régimen está usando el terrorismo como una excusa para imponer más restricciones.

Divisiones en las calles

El domingo, vehículos de transporte blindado de personal militar egipcio cerraron la plaza Tahrir al tráfico. Las celebraciones estatales que habían sido planificadas para conmemorar el día fueron canceladas para llorar la muerte del rey Abdalá de Arabia Saudita.

Los partidos políticos seculares, los cuales ahora ven la manifestación como una herramienta costosa e inefectiva para el cambio, disuadieron a los miembros juveniles de protestar el día del aniversario.

"Hoy en día, hay una nueva fase del trabajo revolucionario. El golpe maestro tiene que darse cuenta de que la revolución ha tomado un nuevo rumbo", tuiteó el portavoz de la Hermandad Musulmana, Mohamed Montaser. "La victoria es inevitable ".

Las manifestaciones y marchas del domingo se llevaron a cabo lejos de la icónica plaza. La coalición Anti-Coup Alliance, la cual fue lanzada para apoyar a Morsy, pero ha visto las salidas de partidos y movimientos islamistas en busca de estrategias distintas, publicó fotografías y videos de marchas y enfrentamientos con la policía en y afuera de El Cairo.