(CNN) - De acuerdo con el Departamento de Correcciones de Georgia, Warren Hill, condenado dos veces por asesinato, fue ejecutado el martes.

A pesar de las peticiones de grupos de derechos humanos y representantes legales que han argumentado que la discapacidad mental de Hill debería haberlo hecho inelegible para la pena de muerte, Hill murió por inyección letal en la prisión de Jackson, Georgia.

Murió a las 7:55 p.m., hora del este, dijo la portavoz Gwendolyn Hogan. Hill se negó a hacer una declaración final, pero pidió una oración final, dijo Hogan.

El abogado de Hill atacó a la Corte Suprema de Estados Unidos, la cual se negó a intervenir y otorgar un aplazamiento de la ejecución.

"Hoy, en una medida inadmisible, la corte ha permitido que ocurra un error judicial en Georgia", dijo Brian Kammer, el abogado de Hill.

"La comunidad de la discapacidad intelectual, la cual ha apoyado fuertemente el caso del señor Hill durante años, se unió a su equipo legal al creer que la Corte Suprema intervendría para impedir la flagrante desconsideración de la Constitución que ocurrió en Georgia, en nombre de los derechos de las personas que tienen discapacidades", dijo Kammer.

Él describió la ejecución como una "abominación".

De igual forma, la Junta de Indultos y Libertad Condicional del estado de Georgia votó por denegar el perdón.

La junta dijo en un comunicado que sus miembros "revisaron ​​minuciosamente el expediente de libertad condicional del recluso, el cual incluye las circunstancias del caso de pena de muerte, sus antecedentes penales y un historial integral de su vida" para tomar su decisión.

En una declaración conjunta dada a conocer el martes, la NAACP, el Consejo de Georgia sobre Discapacidades del Desarrollo y el grupo Georgians for Alternatives to the Death Penalty dijeron que la decisión de la junta de negar el perdón era "una vergüenza para nuestro sitio".

Ellos condenaron al sistema legal por "no proteger a aquellos que son más vulnerables".

Los grupos invitaron a "quienes estaban preocupados por las prácticas de justicia penal de Georgia" a que se unieran a ellos en vigilias en varias ciudades alrededor del estado antes del día en el que la ejecución de Hill estaba programada.

La ley federal —producto de un caso de Virginia de 2002 que llegó a la Corte Suprema— dice que ejecutar a individuos que tienen una discapacidad mental viola la prohibición de la Octava Enmienda en relación al castigo cruel e inusual. Pero el fallo también permite que los estados definan la discapacidad mental. En Georgia, eso significa que los abogados de los prisioneros que se encuentran en el corredor de la muerte tienen que probar la discapacidad mental "más allá de cualquier duda razonable".

"Este es el estándar más estricto en cualquier jurisdicción de la nación", dijo Kammer.

La ejecución de Hill se produce dos semanas después de que el estado ejecutara a Andrew Brannan, un veterano de la guerra de Vietnam que tenía el síndrome de estrés postraumático y mató al delegado del condado de Laurens, Kyle Dinkheller, en 1998. Kammer también era el abogado de Brannan.

Kammer, quien ha representado a Hill durante 20 años, dijo que en cualquier otro estado, Hill hubiera cumplido una sentencia de cadena perpetua. Hill fue sentenciado a muerte en 1990 por matar a su compañero de prisión, el recluso Joseph Handspike, tras haberlo golpeado hasta la muerte con una tabla de clavos. En ese momento, Hill había estado cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por el asesinato a tiros de su novia Myra Wright, ocurrido en 1985.

"Nosotros reconocemos que el señor Hill debería rendir cuentas por sus acciones y comportamiento", dijo Torin Togut, presidente de la organización Arc of Georgia, en una carta escrita en nombre de Hill. Sin embargo, es nuestra opinión que el señor Hill, quien tiene una discapacidad mental, no debería estar sujeto a la pena capital".

The Arc es una organización sin ánimo de lucro que defiende y atiende a personas con discapacidades mentales y de desarrollo.

Hill contaba con el apoyo de la Asociación Estadounidense de Discapacidades Mentales y de Desarrollo, la NAACP de Georgia y el expresidente Jimmy Carter y su esposa, Rosalynn Carter.

La familia de la víctima y los exmiembros del jurado también habían expresado su apoyo por que hubiera un indulto en el caso de Hill, y afirmaron que no se les había dado la opción de cadena perpetua sin libertad condicional cuando lo sentenciaron a muerte.

Kammer había dicho que siete médicos coincidieron con que su cliente tenía una discapacidad mental, entre ellos tres médicos del estado que inicialmente evaluaron a Hill y dijeron que él no cumplía con el estándar de Georgia. Kammer dijo que esos médicos firmaron una declaración jurada en la que admitían que sentían que se habían apresurado durante el examen de Hill y ahora creen que sí cumple con el estándar para determinar que tiene una "discapacidad mental".

En audiencias previas de clemencia, los abogados estatales han argumentado que Hill sirvió en la Marina, se desempeñó en un puesto de trabajo y administraba su propio dinero antes de matar a su novia. Estas son señales de que no necesariamente cumplía con el estándar legal como para que lo consideraran como una persona con discapacidad mental, aunque tiene un CI bajo.

Sin embargo, Kammer dijo que los ejemplos de que Hill lograra la "autosuficiencia" no eran buenos argumentos en relación a su ejecución. Hill tiene un CI de aproximadamente 70, y "la capacidad emocional y cognitiva de un niño", según su abogado.

Varias de las cartas que apoyaban el indulto de Hill citaron la decisión que la Corte Suprema tomó el año pasado que derogó una ley de Florida que utilizaba "estándares no científicos para determinar la discapacidad mental" para los presos que se encuentran en el corredor de la muerte.

Los abogados trataron de utilizar la decisión de Hall vs. Florida como argumentos para evitar la muerte del recluso de Georgia, Robert Wayne Hosey, quien fue sentenciado a muerte por el asesinato del delegado de un sheriff local. Hosley, quien también tenía un CI de 70, fue ejecutado en diciembre.

Hill se negó a solicitar una última comida especial, dijo el Departamento de Correcciones. Le ofrecieron la bandeja de comida institucional, que consiste en pastel de carne, puré de papas, frijoles rojos, ensalada de repollo, pan de maíz, galletas de azúcar y ponche de frutas.

Ariane de Vogue de CNN contribuyó con este reportaje.