CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Obama niega que lucha contra el terrorismo sea una guerra contra el islamismo radical

Por CNN en Español

Por Jeremy Diamond

(CNN) — El presidente Barack Obama una vez más se negó a etiquetar la lucha contra el terrorismo como una guerra contra el islamismo radical o cualquier tipo de “guerra religiosa”, e insistió en que tales calificativos afectan los esfuerzos para erradicar las ideologías radicales en las comunidades musulmanas.

Obama también hizo una advertencia en contra del riesgo de exagerar la amenaza de grupos terroristas y dijo que, en vez de eso, Estados Unidos debería alinearse con la inmensa mayoría de musulmanes que rechazan la ideología radical y las tácticas de grupos terroristas como ISIS y al Qaeda.

“Yo no me opongo a las etiquetas. Creo que todos reconocemos que este es un problema particular que tiene sus raíces en las comunidades musulmanas”, dijo Obama en una entrevista con Fareed Zakaria de CNN. “Pero creo que nos hacemos daño en esta lucha si no tomamos en cuenta el hecho de que la inmensa mayoría de musulmanes rechazan esta ideología”.

En las últimas semanas, los republicanos han criticado a Obama por rehusarse a calificar la amenaza de terrorismo que Estados Unidos y Occidente enfrentan como extremismo islámico o como un movimiento cuyas raíces se encuentran en el islamismo radical. Obama se mostró firme en condenar el terrorismo y el extremismo violento luego de los ataques terroristas en Sídney y París llevados a cabo por yihadistas.

“Estamos en una guerra religiosa con los islamistas radicales”, declaró el senador Lindsey Graham en Fox News anteriormente este mes. “Cuando veo que el presidente de Estados Unidos y su vocero principal no admiten que estamos en una guerra religiosa, eso me molesta mucho”.

Sin embargo, Obama dijo que Estados Unidos tiene que tener cuidado de darle a los terroristas “la victoria de exagerar” sus acciones y la amenaza que representan para Estados Unidos.

Obama hizo hincapié en que, si bien está consciente de los “terribles costos del terrorismo”, los grupos terroristas no son una “amenaza existencial para Estados Unidos o para el orden mundial”.

“Lo cierto del asunto es que pueden hacer daño. Sin embargo, tenemos la capacidad de controlar cómo respondemos en maneras que no debilitan la esencia de lo que somos. Eso significa que no torturamos, por ejemplo, para así no socavar nuestros valores y credibilidad alrededor del mundo”, dijo Obama. Esto significa que no lo abordamos con una estrategia de enviar ejércitos para que ocupen un territorio y hacer uso de tácticas inútiles en cualquier lugar donde surja un grupo terrorista porque esto debilita nuestra fuerza económica y pone grandes cargas sobre nuestras fuerzas militares”.

En cambio, Estados Unidos debe mantener su respuesta “quirúrgica”, dijo Obama, para abordar la amenaza específica que Estados Unidos enfrenta sin separar a la mayoría de musulmanes que son pacíficos y rechazan el extremismo…. a aquellos que “han adoptado una interpretación del Islam que es nihilista, violenta y casi medieval”.