CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Una maestra de Florida salva a 38 niños de un autobús en llamas

Por CNN en Español

Por Rebecca Angel Baer

(CNN) — Los maestros a menudo son héroes silenciosos. Todos los días, los padres les confían su posesión más preciada. Los maestros pasan más de ocho horas al día como educadores, confidentes, partidarios de la disciplina y amigos de los hijos de otras personas. Es una profesión noble, pero una maestra de la Florida recientemente demostró que es una heroína de proporciones extraordinarias.

El 3 de diciembre, la maestra de matemática de octavo grado, Kristina Buhram, estaba reemplazando a un conductor de autobús de Discovery Academy en Lake Alfred, Florida, como lo hace a menudo. Según todos los testigos, ese miércoles parecía ser como cualquier otro… hasta justo después de la última parada, cuando el bus tomó la carretera para recorrer el último tramo del trayecto hacia la escuela.

«Iba conduciendo por la interestatal. Había empezado a notar que estaba saliendo humo de la parte trasera del autobús», recordó Buhrman. «Sin embargo, al principio no sabía si era humo o gases del tubo de escape porque hacía algo de frío, y es un bus que no conduzco normalmente. Debido a que soy conductora sustituta, no conduzco el mismo autobús todos los días».

«Veía cómo salía el humo, y salía hacia abajo, lo que me hacía pensar que se trataba de gases del tubo de escape. Pero entonces, un estudiante en la parte de atrás se puso de pie y dijo: ‘Señora Buhrman, está saliendo humo de mi asiento'».

Buhrman inmediatamente entró en acción. Ella detuvo el autobús y sacó a los 38 niños justo antes de que llamas aparecieran en la parte trasera del vehículo.

«Una vez los bajé del autobús, los movilicé hacia abajo. Había un barranco ahí o una zanja de drenaje, así que tuve que tratar de que avanzaran en línea recta para que atravesaran la zanja de drenaje sin caerse en ella».

Al mismo tiempo que guiaba a sus estudiantes hacia un lugar seguro, Buhrman hablaba con el 911 por teléfono. Recibieron ayuda poco después de que ella dirigiera a sus estudiantes a través de la zanja de drenaje. Los estudiantes y la maestra resultaron ilesos.

Buhrman ha recibido elogios de los padres y el reconocimiento de funcionarios, entre ellos la Patrulla de Carreteras de Florida, la cual le otorgó un certificado de agradecimiento por su valentía.

Y si bien su historia capturó titulares en todo el país, ella dijo que no se siente del todo cómoda con toda esa atención.

«No esperaba que a alguien le interesara. Yo estaba haciendo mi trabajo. Eso es lo que siento».

Añadió lo siguiente: «No siento que haya hecho algo que otra persona no haría. Me tocó estar en una situación en la que tenía que proteger a los niños a los que debo proteger y eso es lo que hacemos».

Ella dijo que también está convencida de que aun cuando estaba tranquila y fue capaz de hacer su trabajo para mantener a los niños a salvo, no podría haberlo hecho sin un poco de intervención divina.

«Después de que el bus se incendió, recibí una llamada en la que me contaron que un fotógrafo había tomado una foto del bus y que cuando me sintiera lista podía verla. Así que la abrí y había una foto de un arco iris sobre el autobús, aun cuando no estaba lloviendo. …Inmediatamente me puse a llorar porque supe que nos habían estado cuidando».

Esta no ha sido la primera vez que Buhrman ha entrado en acción para salvar una vida.

«Un día iba saliendo del trabajo y vi un auto a un lado de la carretera. Se veía humo saliendo de él, una señora estaba sentada adentro y le chorreaba sangre de su cabeza», dijo Buhrman.

«Así que me detuve, la vi sentada allí y le dije: ‘Señora, su auto está sacando humo… tiene que salir del auto… va a estallar'».

A la mujer se le había quebrado el talón de su pie y no podía salir del auto en llamas, por lo Buhrman entró en acción, la sacó y la llevó a un lado de la carretera en donde no corría peligro.

La maestra cuenta esta historia con tanta naturalidad como si estuviera contando que se encontró con una amiga en el centro comercial. Ella no considera sus acciones como algo extraordinario sino que simplemente las ve como su forma de vida.

«Estamos aquí para ayudar e influir en los demás, para hacer el bien en este mundo y dejar un legado duradero. …si yo puedo hacer eso cuando ayudo a alguien a salir de un bus en llamas, cuando ayudo a alguien a salir de un auto que se está incendiando, todas las veces que he pagado la comida de alguien en McDonald’s o el sinfín de oportunidades en las que le he dado a la gente dinero para gasolina en una gasolinera porque ya no tiene, no importa. Lo haría 100 veces. Lo haría de nuevo y continuaré haciéndolo».

Y añadió: «Intento especialmente enseñarle eso mismo a mis alumnos. …Tienes que ser amable con los demás porque de eso se trata el mundo… de que las personas ayuden a las personas».