(CNN Español) - El gobierno argentino le sugirió a la fiscal del caso Nisman que le asigne custodia a Antonio Stiuso, un exagente de inteligencia que habría sido contacto del fiscal fallecido.

Según las investigaciones, se habrían cruzado llamadas entre el teléfono de Nisman y el de Stiuso.

Según los registros oficiales, la última llamada de Nisman a Stiuso fue un día antes de la muerte del fiscal y habría durado 10 minutos.

El exagente colaboraba con Nisman en la investigación del atentado contra la AMIA en 1994.

El gobierno de Cristina Fernández señala a Stiuso como instigador de una maniobra que llevó a Nisman a denunciar a Fernández y al canciller Néstor Timerman de encubrir a los acusados iraníes.

El gobierno autorizó a que Stiuso pueda dar detalles de su trabajo en la declaración sin violar la Ley de Inteligencia.

LEE: ¿Quién es Stiuso, el exjefe de inteligencia buscado por la justicia argentina?

De otro lado, un comunicado de la fiscal Viviana Fein asegura que la bala que mató a Nisman ingresó por arriba de oreja derecha, atravesó el cráneo, siguió una trayectoria ligeramente ascendente, sin orificio de salida. Según el estudio forense, estos detalles son compatibles con una lesión autoinfligida.

Ahora queda pendiente determinar si el tiro se realizó con la pistola de frente, o de costado, para constatar la hipótesis del suicidio.

La diputada del partido Propuesta Republicana Laura Alonso —quien ha rechazado le tesis del suicidio— rindió declaración ante la fiscalía el pasado viernes. Según Alonso, Nisman le dijo que Fernández ordenó el acuerdo con Irán.

En entrevista con Patricia Ramos, Alonso señaló que el fiscal le había informó que la procuradora general "iba a apartarlo de la Fiscalía", y que por eso adelantó su denuncia contra la mandataria antes de que su investigación "quedara inutilizada".

"El gobierno esconde la suciedad bajo la alfombra e inventa un enemigo", dijo Alonso.

Mientras tanto, mediante un aviso publicado este domingo en la prensa argentina, la Asociación Mutual Israelita AMIA, junto con otras firmas, reclama el "esclarecimiento definitivo" del atentado perpetrado contra la sede de esa institución en 1994, que dejo 85 muertos, así como también el de la muerte del fiscal Nisman.

Con información de Patricia Ramos