CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Así fue desde dentro el complot de ISIS para atacar el corazón de Europa

Por CNN en Español

(CNN)– Acababa de caer la noche cuando comandos belgas fuertemente armados se acercaron a una residencia en la Rue des Collines en Verviers, una soñolienta ciudad al este de Bélgica. Los tres hombres que había en el interior —se sospecha que todos son veteranos belgas recién llegados de combatir en Siria en las filas de ISIS— muy probablemente estaban armados y eran peligrosos, ya que llevaban vigilándolos las 24 horas durante dos semanas, según un alto funcionario antiterrorista belga.

Las intervenciones que se hicieron a las conversaciones telefónicas y dispositivos de escucha indicaron que los miembros de la célula —quienes habían estado bajo observación durante poco menos de dos meses y eran todos de y alrededor del distrito de Molenbeek de Bruselas —estaban en las etapas finales de la preparación de un gran ataque terrorista en Bélgica, le dijo el funcionario a CNN.

Dos presuntos miembros de la célula se habían alojado en la residencia. Los servicios de seguridad belgas se enteraron de que estaban utilizando el edificio como refugio para almacenar armas automáticas y productos químicos para la fabricación de explosivos.

El detonante de las detenciones fue cuando llegó al refugio un tercer veterano de ISIS, sospechoso de ser el intendente del complot, quien estaba a cargo de proporcionar apoyo logístico celular y de proveer el equipo y suministros. Los servicios de seguridad belgas querían arrestar a los tres juntos, según el funcionario, y al mismo tiempo realizar otras detenciones de sospechosos a lo largo de Bélgica.

Ellos creían que la célula tenía un máximo de 10 miembros.

Lo que pasó después, alrededor de las 5:45 de la tarde el 15 de enero, fue el mayor tiroteo que los comandos belgas habían enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial, grabado en una película casera, por uno de los residentes de la ciudad para que el mundo lo viera.

Después de que los comandos irrumpieron en el refugio, los dos combatientes de ISIS que se habían alojado en el edificio tomaron unas armas Kalashnikov, respondieron con armas automáticas y lanzaron granadas, utilizando las habilidades de guerra urbana afinadas en Siria, según el funcionario. Pero los comandos belgas pronto les dispararon y mataron a ambos; luego, pusieron en custodia al intendente sospechoso del complot, después de que saltara desde una ventana.

En el interior, la policía belga encontró armas automáticas y productos químicos necesarios para fabricar el altamente explosivo TATP, un explosivo mucho más potente que el utilizado por los bombarderos de Boston. También descubrieron uniformes de la policía, lo que sugiere que los conspiradores esperaban tener acceso a los sitios sensibles de Bélgica, según el alto funcionario antiterrorista belga. También se recuperó una cámara GoPro, lo cual sugiere que la célula podría haber estado planificando filmar los ataques con fines de hacer propaganda. La policía belga realizó 13 arrestos esa noche.

La pregunta es, ¿quién era el objetivo?

En cuestión de horas, los funcionarios belgas anunciaron que habían frustrado un importante e inminente ataque terrorista por parte de los combatientes que habían regresado de Siria. Las autoridades belgas declararon públicamente que creían que el objetivo de la célula eran agentes de policía y estaciones de policía.

Los servicios de seguridad belgas habían escuchado conversaciones en las que los miembros de la célula discutían sobre matar policías, según dijo el alto funcionario antiterrorista belga. Sin embargo, el funcionario les dijo a los investigadores de CNN que creen que el grupo planeaba un ataque mucho más ambicioso y espectacular, siendo la policía únicamente un “objetivo de bonificación”. El funcionario dijo que los investigadores aún no saben cuál era el objetivo u objetivos principales de la célula, pero esperan poder descubrirlo. Bruselas alberga las sedes centrales de instituciones de la Unión Europea y de la OTAN.

Posteriormente, las autoridades belgas identificaron a los dos pistoleros muertos como Sofiane Amghar y Khalid Ben Larbi, y al supuesto intendente del complot como Marouane El Bali.

El Bali fue acusado por su “participación en una organización terrorista, tenencia de explosivos con la intención de cometer un atentado criminal y posesión de armas prohibidas”. El alto funcionario antiterrorista belga dijo que El Bali era “como una máquina” que le proveía a la célula los suministros que necesitaban para llevar a cabo el ataque. Cuando los comandos belgas entraron, él todavía estaba buscando una máquina de hielo para que el TATP que el grupo estaba a punto de hacer pudiera ser enfriado y transportado, según el funcionario. “El TATP es muy inestable y de otra manera estallaría”, dijeron.

El abogado de El Bali, Didier De Quévy, le dijo a CNN que su cliente negó tener algo que ver con el terrorismo y que El Bali estaba en el apartamento en Verviers para llevarle un par de zapatos a su amigo. Él dijo que El Bali saltó por la ventana porque el apartamento estaba en llamas. El funcionario belga le dijo a CNN que El Bali se ha negado a hablar con los investigadores.

El Bali y otras dos personas acusadas de delitos de terrorismo en el complot permanecen bajo custodia.

Un argelino de 33 años de edad, extraditado a Bélgica tras ser detenido en Grecia, también fue acusado de delitos de terrorismo en relación con el complot. El funcionario antiterrorista de alto rango le dijo a CNN que el argelino tenía conexiones con la célula en Bélgica.

Un teléfono celular en Grecia
Los dos pistoleros muertos y El Bali se comunicaban por teléfono con un presunto operativo belga de ISIS llamado Abelhamid Abaaoud, un belga-marroquí de 27 años de edad y originario de Molenbeek. Investigadores belgas creían que él era el cabecilla de la célula y el “persona de enlace” con los principales dirigentes de ISIS en Siria, según dijo el alto funcionario antiterrorista belga. Por razones de seguridad, los miembros de la célula tenían un elaborado sistema para hacer las llamadas telefónicas y usaban un lenguaje codificado. Según indicó el funcionario, el argelino extraditado a Bélgica también tenía vínculos con Abaaoud.

Semanas antes de que se frustrara el complot, las agencias antiterroristas belgas rastrearon las llamadas de un teléfono celular en Grecia que creían que estaba siendo utilizado por Abaaoud, según dijo el funcionario. Otra recopilación de inteligencia indicó que Abaaoud estaba vinculado con varios agentes de alto rango de ISIS en Siria. Los investigadores belgas creen que la alta dirección de ISIS le ordenó a la célula que lanzara el ataque en Bélgica, según el funcionario.

Los belgas acudieron a las agencias de inteligencia de Estados Unidos, incluyendo a la CIA, para tratar de localizar el teléfono celular en Grecia, pero ni los estadounidenses ni los policías griegos pudieron localizar a Abaaoud, según informó el funcionario.

El jueves, ISIS afirmó en una nueva edición de la edición en inglés de su revista en línea, Dabiq, que Abaaoud había regresado sano y salvo a Siria y publicó varias fotos de él. Una foto tomada en algún momento de 2014 en Siria mostraba a Abaaoud parado junto a lo que afirmó ISIS eran los dos hombres armados que murieron en el ataque de Verviers. Ellos los identificaron como “Abuz-Zubayr al-Baljīkī (Khâlid) y Abū Khālid al-Baljīkī (Sufyān)”.

El funcionario antiterrorista belga le confirmó a CNN que efectivamente los hombres que murieron en el ataque del mes pasado aparecían en la fotografía: Khalid Ben Larbi y Sofiane Amghar.

En una serie de preguntas y respuestas que supuestamente se llevaron a cabo con la revista Dabiq, Abaaoud afirmó que había viajado a Bélgica con los dos pistoleros. Los investigadores belgas se mostraron escépticos en relación a esa afirmación y no tienen ninguna evidencia que sugiera que logró llegar a Bélgica.

Pero el alto funcionario antiterrorista belga dijo que no se había podido seguir el rastro de Abaaoud y que posiblemente pudo regresar a Siria desde Grecia.

“Pude salir y llegar a Sham a pesar de ser perseguido por tantas agencias de inteligencia. Mi nombre y fotografía salieron en todas las noticias y aun así pude permanecer en su tierra natal, planear operaciones contra ellos y salir a salvo cuando fue necesario hacerlo”, aseguró Abaaoud en la serie de preguntas y respuestas de la revista, según dijo ISIS.

El proceso para unirse a ISIS
Se cree que Abaaoud se unió a ISIS en Siria a principios de 2014 después de viajar desde Bélgica, según dijo Guy Van Vlierden, editor de “emmejihad”, un blog de combatientes extranjeros belgas. En algún momento, su hermano menor, de 13 años de edad, se le unió allí y se convirtió en el belga yihadista más joven de Siria. Según Vlierden, Abaaoud desarrolló vínculos con una brigada libia de ISIS conocida como Al-Battar. En Siria, a Abaaoud se le conocía por los nombres de combate Abou Omar al Soussi y Abu Omar al Belgiki.

Después de unirse a ISIS, Abaaoud publicó varios videos de sí mismo en las líneas del frente. En uno de ellos, se le puede escuchar diciendo “no es divertido ver la sangre derramada, pero me da placer de vez en cuando ver correr la sangre de los infieles porque crecimos viendo en la televisión como se derramaba la sangre de los musulmanes en todo el mundo”.

En marzo de 2014, el periodista Etienne Huver obtuvo archivos de vídeo y fotografías de uno de los teléfonos celulares de Abaaoud por parte de fuentes de un campo de refugiados sirios de la frontera turca. En un informe que Huver presentó en el canal de noticias belga RTBF, se ve a Abaaoud conduciendo un auto que arrastraba los cadáveres de los combatientes del Ejército Libre de Siria.

En la revista Dabiq, Abaaoud reconoció que “un hermano había grabado una secuencia de vídeo de algunos de nosotros antes de una batalla, pero perdió su cámara y luego un murtadd (un no practicante musulmán) se la vendió a un periodista occidental”.

La familia de Abaaoud que vive en Bélgica, luego de no saber nada de Abaaoud cuando viajó a Siria, recibió la noticia en octubre que había muerto en los combates, según revelaron en entrevistas con los medios de comunicación belgas. Los funcionarios de contraterrorismo belgas creen que fingió su propia muerte para que le fuera más fácil viajar a Europa y así coordinar el complot.

Las agencias de inteligencia occidentales creen que el complot de Bélgica indica que ISIS está haciendo girar sus ataques hacia el Occidente, según dijo un funcionario antiterrorista europeo de alto rango.

La inteligencia sugiere que el grupo está tratando de enviar de regresar a los reclutas europeos para dirigir los ataques a los países europeos implicados en los ataques aéreos en contra del mismo, según indicó el funcionario. El Reino Unido, Francia, Holanda, Dinamarca y Bélgica están llevando a cabo ataques contra las posiciones de ISIS en Iraq. Según las estimaciones de los funcionarios, más de 750 extremistas europeos han regresado a Europa después de unirse a grupos yihadistas en Siria e Iraq. El funcionario belga dijo que Bélgica se enfrenta a una amenaza terrorista sin precedentes y que existe una gran preocupación de que los combatientes que regresan de Siria o los lobos solitarios inspirados por ISIS podrían estar planeando ataques.

La semana pasada, el senador James Risch, republicano de Idaho y un miembro del Comité de Inteligencia del Senado, le dijeron a Wolf Blitzer de CNN que la inteligencia sugirió que ISIS estaba “llegando más allá de sus aspiraciones” cuando se trataba de planear ataques contra Europa y el territorio de Estados Unidos.