CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Denuncian que soldados sudaneses violaron a más de 200 mujeres y niñas en 36 horas

Por CNN en Español

(CNN)– Darfur tiene una larga historia llena de horrores. Pero estas pesadillas siguen ocurriendo, según Human Rights Watch. El grupo de defensa, dijo esta semana que, en octubre soldados sudaneses violaron más de 200 mujeres y niñas durante un período de 36 horas en el norte de la ciudad sudanesa de Tabit, según 130 entrevistas realizadas con la población local.

“Los testigos dijeron a Human Rights Watch que durante (los) ataques, los soldados del gobierno fueron casa por casa en Tabit, saqueando propiedades, golpeando a los residentes, y violando a las mujeres y las niñas”, señaló el informe. “En las dos noches, los soldados obligaron a muchos de los hombres a salir a las afueras de la ciudad, dejando a los más vulnerables, las mujeres y los niños expuestos a su voluntad”.

El grupo de defensa dijo que todas las víctimas fueron civiles y que no tenía “ninguna evidencia de cualquier fuerza rebelde en la ciudad inmediatamente antes o durante los ataques.” La Unión de las Naciones Unidas y de África tiene una fuerza en Darfur, pero de acuerdo con Human Rights Watch, el gobierno sudanés les ha “impedido realizar una investigación creíble”.

“Inmediatamente después de entrar en la habitación me dijeron: ‘Usted mató a nuestro hombre vas a saber ahora lo que es el infierno”. Es el testimonio de una mujer de 40 años que recordó un ataque contra ella y sus tres hijas, dos de los cuales tenían menos de 11 años, informó Human Rights Watch.

“Entonces empezaron a golpearnos. Nos violaron a mis tres hijas y a mí. Algunos sujetaban a las niñas mientras otros la violaban. Lo hicieron uno por uno”, explicó.

Yusuf Kurdufani, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Sudán, desestimó el informe como “un intento de sacar a la luz un problema que ya se cerró después de que se concluyó que las demandas no eran creíbles y que había una falta de lógica de las demandas de violación masiva”.

Según la agencia oficial de noticias de Sudán, Kurdufani dijo que las violaciones en masa “van en contra de la lógica de las cosas y también contradicen … las costumbres y tradiciones de la población local”.

“Sostuvo que al hacer tales acusaciones, los movimientos rebeldes querían crear la impresión de que la situación seguía siendo inestable en la región”, añadió el informe SUNA. “El portavoz reiteró que las acusaciones de violación masivas en Tabit se archivaron por todo ello”.

Sin embargo, no todo el mundo en la comunidad internacional cree la historia de Sudán, al menos sin que se hiciera una investigación creíble.

“A día de hoy, el gobierno de Sudán ha negado vergonzosamente a la ONU la capacidad de investigar adecuadamente este incidente, a pesar del mandato realizado por el Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo Samantha Power, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

Las propias Naciones Unidas dijeron hace dos meses que su equipo no había encontrado ninguna evidencia que respaldara las denuncias, aunque los resultados finales son “concluyentes y requieren una mayor investigación.”

La violencia en Darfur – una región árida en el oeste de Sudán – comenzó a hacer estragos en la década de 2000, cuando el entonces enviado de las Naciones Unidas Tom Eric Vraalsen alertó de la crisis humanitaria en la zona “una de las peores del mundo.” Las Naciones Unidas han calculado que unas 300.000 personas han muerto desde entonces y hubo 2,7 millones de heridos en los disturbios.

El presidente de Sudán, Omar al-Bashir está acusado por el Tribunal Penal Internacional de múltiples cargos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Pero al-Bashir no ha accedido a someterse a juicio, y su ministro de información llegó a calificar a la Corte Penal Internacional como un “tribunal del hombre blanco”.

Se han producido avances aparentemente positivos en la región en los últimos años, cuando el sur de Sudán declaró la independencia después de un acuerdo de paz y posterior referéndum.

En Darfur en 2013, un grupo escindido del Movimiento Justicia e Igualdad firmó un acuerdo de paz con el gobierno de Sudán y los países se comprometieron a invertir 3.700 millones de dólares para reconstruir y desarrollar el área devastada por la guerra.

Sin embargo, la violencia en realidad nunca se fue.

En diciembre, el Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU, Herve Ladsous informó al Consejo de Seguridad sobre el aumento de los combates, “mortales” y conflictos internos y un alarmante aumento de la delincuencia en Darfur.

“Esta inseguridad, así como las restricciones impuestas por la persistencia de las fuerzas gubernamentales, movimientos armados y milicias continuaron desafiando la capacidad de la (ONU / UA) para cumplir su mandato, en particular en lo que respecta a la protección de los civiles”, dijo Ladsous.