CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Galerías

Elecciones en EE.UU.: ¿De regreso al futuro en 2016?

Por Paula Andrea Daza

Por Jennifer Agiesta

(CNN) –– ¿Quién de entre el incipiente campo de aspirantes del 2016 representa el futuro? Para la mitad de los estadounidenses es Hillary Clinton.

Al preguntar en una nueva encuesta de CNN/ORC si siete posibles candidatos representan mejor el futuro o el pasado, el 50% dijo que Clinton evocaba el futuro, más que lo que se dijo de cualquier otro candidato. En contraste, Joe Biden y Jeb Bush, cuyos nombres han sido conocidos en el campo de la política incluso más tiempo que el de Clinton, fueron percibidos como representantes del pasado por un 64% de los estadounidenses.

Incluso algunos relativamente recién llegados a la política nacional están más estrechamente vinculados al pasado que al futuro. La mitad dijo que Chris Christie, el gobernador de Nueva Jersey, representa el pasado, mientras que el 43% dijo que representa el futuro. En cuanto al senador de Kentucky, Rand Paul, el 49% consideró que representaba el pasado y 41% el futuro. Y el 42% consideró que el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, representaba el pasado y 39% el futuro.

En general, a través del campo de siete, solo dos fueron considerados más “futuro” que “pasado”, y ambas fueron mujeres: Clinton (50% futuro, 48% pasado) y la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, (46% futuro, 37% pasado).

Ambas, Clinton y Warren, dan lugar a brechas significativas entre géneros, en donde es más probable que las mujeres representen el futuro que los hombres. Entre los hombres, 53% ve a Clinton como una representación del pasado, mientras que el 55% de las mujeres la ven representando el futuro. En cuanto a Warren, las mujeres la ven más como futuro que pasado por un margen de 50% a 32%, mientras que los hombres se dividen en partes iguales, 43% en cada lado.

Los demócratas suelen ver a sus propios contendientes presidenciales como representantes del futuro. Entre demócratas e independientes con tendencia democrática, 74% se refirió a Clinton como una candidata que representa el futuro, 61% dijo lo mismo refiriéndose a Warren y 51%, de Biden.

El mes pasado, Mitt Romney se retiró de la carrera presidencial haciendo alusión al futuro de su partido, al decir que esperaba que “un miembro de nuestra próxima generación de líderes republicanos, uno que quizá no sea tan conocido como yo lo soy ahora” resulte mejor preparado para derrotar al candidato demócrata en ese momento.

Sin embargo, los republicanos no ven el campo como algo que esté precisamente orientado hacia el futuro. De los cuatro candidatos republicanos que fueron evaluados, la mayoría de republicanos e independientes con tendencia republicana calificaron a dos de ellos como más representativos del futuro que del pasado, Walker (55%) y Paul (53%). Una menor cantidad consideró así a Christie (49%) o a Bush (47%).

Walker ganó terreno entre los republicanos en la carrera por la nominación presidencial del partido, según el sondeo, mientras que Christie y Bush fracasaron. El engorroso campo también experimentó un aumento de dos dígitos en cuanto al apoyo hacia el exgobernador de Arkansas, Mike Huckabee, quien ahora encabeza el campo con un 16%. Según la encuesta nacional, a Huckabee lo siguió muy de cerca Bush con un 14% (con una diferencia de 9 puntos), Walker con un 11% (una diferencia de 7 puntos) y Paul con un 10%. Ben Carson ocupó el quinto lugar con 8% y Chris Christie en el sexto lugar con 7% (con una diferencia de 6 puntos). Ningún otro candidato supera el 5%.

Walker gana terreno entre los votantes de mayor edad. Lidera el campo entre aquellos mayores de 65 años con un 22%. Entre los republicanos menores de 50 años, a Huckabee y a Paul les va mejor a diferencia de los resultados entre sus contrapartes mayores de 65 años.

Entre los republicanos conservadores, se trata de un triple empate: el 15% de cada uno dice que muy probablemente apoyaría a Bush, Huckabee y Walker, mientras que un 10% de cada uno apoya a Carson y a Paul.

La encuesta encuentra menos cambio del lado demócrata. Clinton sigue liderando el campo con el 61%. Su competidor más cercano, Biden, ha ganado seis puntos desde diciembre y se sitúa en el 14%. Warren sigue con el 10%. El senador de Vermont Bernie Sanders, el exsenador de Virginia Jim Webb y el exgobernador de Maryland Martin O’Malley permanecen entre los porcentajes menores de un solo dígito.

A medida que la agitación en el extranjero afecta negativamente los índices de aprobación del presidente Barack Obama para administrar los asuntos exteriores, el terrorismo ahora se une a la economía en la cima de las listas de prioridades de los votantes a medida que inicia la contienda de 2016. Cuarenta y dos por ciento mencionó el terrorismo como un problema sumamente importante en su voto presidencial, a la par del 41% que considera que la economía es igualmente importante. La educación (40% sumamente importante) y la atención médica (39% sumamente importante) también se ubican entre las principales prioridades.

Los partidistas perspicaces dividen sus prioridades más allá de la economía y la asistencia médica. En cuanto al terrorismo, el 87% de los republicanos y los independientes con tendencia republicana dicen que es sumamente o muy importante, frente al 78% de los demócratas y los independientes con tendencia demócrata. Los republicanos tienen más probabilidad que los demócratas de considerar la inmigración ilegal un tema importante (74% entre los republicanos frente al 55% entre los demócratas), mientras que los demócratas son más propensos a darle prioridad a la brecha de ingresos (75% entre los demócratas frente al 45% entre los republicanos) y al calentamiento global (63% entre los demócratas frente al 23% de los republicanos).

La encuesta de CNN/ORC International se llevó a cabo del 12 al 15 de febrero de 2015, y 1.027 adultos estadounidenses fueron entrevistados, entre ellos 436 republicanos e independientes que se describen como republicanos, y 475 demócratas e independientes que se describen a sí mismos como demócratas. Los resultados para todos los adultos tienen un margen de error de muestreo de más o menos 3 puntos. Para los resultados entre los republicanos o demócratas, este es de 4,5 puntos.