Por Krupskaia Alis

(CNN Español) — El 28 de febrero de 2015, quizá se recuerde en San Blas, Nayarit, como el día en que se tiró la casa por la ventana.

Y esto a propósito de la fiesta de cumpleaños que se organizó Hilario Ramírez, el alcalde de este pequeño municipio de poco más de 40 mil habitantes, ubicado frente al océano pacífico, en el centro este del país.

Una celebración a cielo abierto, en donde estuvieron invitados todos, tal y como lo señaló uno de los asistentes: "Mucha gente fue para allá a invitarnos de aquí, mandaron cartas, y todo eso, verdad y por eso vinimos”.

Una fiesta para la que se dispusieron, según consignaron medios locales, 60 reses para preparar un platillo local, la “Birria”, y también se ofrecieron unas 50 mil cervezas.

Por si faltara algo, la celebración estuvo amenizada, incluidas “Las Mañanitas” por una de las bandas más reconocidas en el país: El recodo de Don Cruz Lizárraga.

Durante la fiesta el Edil invitó a varias mujeres a bailar en el escenario y a una de ellas, en un par de ocasiones le levantó el vestido. Un hecho que le ganó no pocas críticas. A través de las redes sociales, algunos calificaron su actitud de ofensiva, al tiempo que se preguntaron cuánto habría costado el festejo y de dónde habían salido los recursos.

Ante estos cuestionamientos el alcalde, en entrevista con Nayarit en Línea, negó que hubiera utilizado dinero público, señalando que una parte la pagó de su bolsillo y que el resto fueron regalos de algunos amigos.

“Yo mis negocios que tengo, gracias a Dios y a mi familia, yo me he rompido la madre toda la vida, buscando por vivir un día más, pero yo soy una persona que lo comparto”.

Esta es la segunda vez que Hilario Ramírez ocupa la Alcaldía de San Blas. La primera fue en el período 2008-2011, como candidato del Partido Acción Nacional; y la segunda, cuando ganó como independiente en las elecciones de julio del 2014.

Precisamente en su más reciente campaña política cobró notoriedad nacional, al reconocer en un mitin que sí había robado en su administración pasada, aunque no mucho.

“Si le robé, poquito, porque está bien pobre, poquito, le di una rasuradita, nomás una rasuradita, pero lo que con ésta mano me robaba, con ésta mano se la daba a los pobres, compañeros”.

Así y haciendo a un lado las críticas, el alcalde de San Blas prometió que para su próximo cumpleaños invitará a Vicente Fernández y, para el siguiente, a Los Tigres del Norte.