CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Condenas a excolaboradores ponen al expresidente Uribe contra las cuerdas

Por Fernando Ramos

(CNN) — El expresidente y ahora senador por el partido Centro Democrático, Álvaro Uribe, ha sido uno de los mandatarios con mayores índices de popularidad en la historia de Colombia, pero también uno de los más polémicos y controvertidos.

Esta ha sido una semana particularmente difícil para Uribe. Dos de sus exministros, Sabas Pretelt de la Vega y Diego Palacio, fueron condenados este miércoles a 80 meses de prisión por la Corte Suprema de Justicia que los investigó por el delito de cohecho. También el exsecretario de la presidencia Alberto Velásquez recibió una condena de 60 meses por los mismos hechos.

Todo se remonta a 11 años atrás cuando los exfuncionarios, según la Corte, habrían ofrecido cargos burocráticos a los excongresistas Yidis Medina y Teodolindo Avendaño con el fin de lograr que el legislativo aprobara una reforma constitucional que permitió la reelección presidencial en Colombia, una medida que favoreció directamente al expresidente Uribe que fue reelecto en 2006.

Según las pruebas y testimonios obtenidos por los magistrados, los exfuncionarios “lograron, a cambio de prebendas burocráticas, comprar” a Medina y Avendaño, en aras de “la satisfacción de intereses personales, muy lejos de las buenas prácticas de la política”.

En la sentencia condenatoria, el tribunal de justicia sostiene también textualmente que “se determinó cómo, siguiendo instrucciones del presidente Álvaro Uribe, el exsecretario general de la presidencia Velásquez, y los exministros dispusieron del poder que les conferían sus altos cargos para pagar, con una serie de nombramientos, el voto favorable de la exrepresentante Yidis Medina y la ausencia de Teodolindo Avendaño en la votación de aquella madrugada”.

Los exministros Sabas Pretelt y Diego Palacio ya se entregaron a las autoridades para cumplir sus condenas. El exsecretario Velásquez está por razones familiares en Estados Unidos pero anunció que la próxima semana se presentará ante la justicia para responder por sus actuaciones. Todos los implicados dijeron que son inocentes y rechazaron las afirmaciones que dicen que les habrían ofrecido cargos burocráticos a cambio de sus votos.

El expresidente Uribe se refirió a los hechos en su cuenta de Twitter

Pero esta no es la única decisión judicial que le preocupa al expresidente Uribe.

Este viernes la Corte Suprema de Justicia dará a conocer la condena contra María del Pilar Hurtado, exdirectora de la Policía Secreta de Colombia o DAS (actualmente en proceso de liquidación), y contra el exsecretario privado de la presidencia, Bernardo Moreno.

Los dos fueron investigados por supuestas interceptaciones ilegales a magistrados, periodistas, defensores de derechos humanos y políticos de la oposición.

Todas estas personas hicieron parte del circulo cercano del expresidente Uribe. Otros ex funcionarios de su gobierno en problemas con la justicia son el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias por un supuesto desvío de dineros destinados inicialmente a campesinos que terminaron en manos de prósperos empresarios y el ex comisionado de paz Luis Carlos Restrepo por haber participado en una supuesta falsa entrega de un grupo disidente de la guerrilla de las Farc.

Otros funcionarios de menor rango de los dos periodos presidenciales de Uribe también están tras las rejas por presuntos actos de corrupción y actividades ilegales desde sus cargos, y existen al menos 5 investigaciones más contra otros colaboradores por el escándalo conocido en Colombia como ‘las chuzadas’.

El exmandatario dijo que existe una persecución política en su contra. Una afirmación que ha mantenido desde el comienzo del primer periodo de gobierno del actual presidente Juan Manuel Santos y que se ha traducido en una enemistad entre estas dos personas que en el pasado fueron aliadas políticas.

Contra Uribe también existen al menos 70 denuncias en la Comisión de Acusaciones del Congreso, entidad encargada de investigar a funcionarios con fuero como el Presidente de la República y los magistrados de las altas cortes. Hasta el momento ninguno de estos señalamientos por supuestos abusos de poder y presunta corrupción ha prosperado. Sin embargo, el ahora Senador Uribe esta cada vez más contra las cuerdas por cuenta de las decisiones judiciales en contra de sus colaboradores mas cercanos por acciones ilícitas durante su gobierno.