CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
África

Vigilancia armada para proteger al último rinoceronte blanco macho

Por Faith Karimi

OL PEJETA CONSERVANCY, Kenia (CNN) — A primera vista, Sudán se ve como cualquier otro rinoceronte blanco del norte: robusto y ágil con los labios cuadrados.

Él pasta bajo el ardiente sol, con su enorme cabeza al nivel del suelo, y ocasionalmente mira a los boquiabiertos visitantes que lo observan desde vehículos todoterreno en el Ol Pejeta Conservancy, en el centro de Kenia.

Cuando no se está revolcando en su recinto, camina alrededor de la sabana en expansión, deteniéndose brevemente para beber agua de un agujero de concreto.

Pero Sudán no es cualquier rinoceronte. Según se sabe, es el último rinoceronte blanco del norte macho que queda en todo el mundo.

Para un animal en peligro de extinción, el destino de su subespecie depende de su capacidad para concebir con las dos hembras del rinoceronte blanco del norte que están en el centro de conservación.

Seguridad las 24 horas

Fatu y Najin, las compañeras de Sudán, viven en el centro de conservación, donde los expertos se esfuerzan por garantizar que la subespecie no se extinga.

Además de las distintas medidas de crianza, los animales están bajo protección las 24 horas por guardias armados. Los rinocerontes son el blanco de los cazadores furtivos, debido a la creencia que se tiene en Asia de que sus cuernos pueden curar diversas dolencias. Los expertos dicen que el cuerno de rinoceronte se está volviendo más lucrativo que las drogas.

Además de la seguridad durante las 24 horas del día, el centro de conservación envía a guardabosques de incógnito a las comunidades vecinas para reunir información de inteligencia sobre la caza furtiva.

Al borde de la extinción

A sus 42 años, Sudán ya es un anciano según la edad de los rinocerontes. Fatu, de 15 años, es una jovencita, mientras que Najin tiene 25.

Aunque los tres rinocerontes blancos del norte se encuentran fisiológicamente sanos, la edad puede ser un factor, dice George Paul, el veterinario adjunto del centro de conservación.

“Actualmente, Sudán está viejo y podría no montar y aparearse con una hembra de forma natural”, dice Paul.

Najin podría concebir, pero sus patas traseras son tan débiles, que posiblemente no podría soportar a un mancho montado.

“En los últimos años, se ha registrado el apareamiento entre diferentes parejas, pero no se han registrado concepciones”, dice Paul. “Con base en un reciente examen de salud que se llevó a cabo, ambas hembras tienen ciclos de celo regulares, pero no se ha registrado ninguna concepción”.

Y si no se registra una concepción pronto, el preciado animal se extinguirá.

Métodos alternativos para concebir

En una carrera contra el tiempo, los expertos internacionales están recurriendo a la ciencia para tratar de conservar la subespecie.

El rinoceronte blanco del norte no puede aparearse con un rinoceronte negro, pero existe la posibilidad de que pueda aparearse con un rinoceronte blanco del sur, dice Pablo. Aunque los rinocerontes blancos del sur no están en peligro de extinción —Ol Pejeta tiene 19 años— en términos genéticos, pertenecen a una subespecie diferente del rinoceronte blanco del norte.

Un comité del centro de conservación está evaluando varias técnicas de reproducción alternativa, entre ellas la fertilización in vitro.

“En otros países, esto se ha logrado con éxito al transferir embriones a una especie de rinoceronte diferente; por lo que esa es una técnica que se considera más prometedora”, dice Pablo. “Sin embargo, se están haciendo consultas con diferentes expertos en técnicas de reproducción sobre qué es lo que se debe hacer”.

Cuenta regresiva hacia la extinción

La urgencia por preservar al rinoceronte blanco del norte es seria.

“Siendo realistas, estaríamos viendo morir a estos animales más o menos en la próxima década. Pero esperamos que al usar métodos artificiales de reproducción podamos reintroducirlos en el futuro”, dice Paul. Esto podría significar que ocurrirá cuando los animales actuales ya hayan muerto, pero podría suceder”.

El centro de conservación adquirió los rinocerontes blancos del norte —dos machos y dos hembras— en 2009 de un zoológico en la República Checa. Suni, el otro rinoceronte blanco del norte macho que se encontraba en el centro de conservación, murió el año pasado.

En otro incidente, otro macho, Angalifu, murió en el zoológico de San Diego el año pasado, haciendo que la subespecie esté más cerca de la extinción.

No se tiene conocimiento de que existan otros rinocerontes blancos del norte en estado salvaje.

Un total de cinco ejemplares permanecen en cautiverio en todo el mundo: tres en Kenia, uno en el zoológico de San Diego y otro en el zoológico de la República Checa.

Pero Sudán, un macho, se encuentra solo.