(CNN Español) – Para quienes sólo han visto el Masters en televisión, es difícil apreciar la dificultad que ofrece este campo de golf. Su diseño no es solo cautivador, sino que su belleza está en la complejidad de su simplicidad. Algo que incluso intriga a los jugadores profesionales que lo enfrentaron este mes y que saben que cada hoyo es una oportunidad para entrar en la inmortalidad del golf, o para romper sus sueños en forma dramática.