CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medio Oriente

Irán acusa de actividad ‘peculiar’ a buque extranjero retenido

Por CNN

(CNN) — Un alto funcionario iraní dijo el miércoles que un buque de carga extranjero había sido retenido en el Golfo Pérsico, ya que tenía un historial de actividad “peculiar”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif, al hablar en la Universidad de Nueva York, destacó que su país está comprometido a conservar la libertad de navegación a pesar de que aún tiene retenido el buque Maersk Tigris, el cual está marcado con la bandera de las Islas Marshall.

“Para nosotros, el Golfo Pérsico es nuestro sustento”, dijo Mohammad Yavad Zarif, “y no hay nada más importante para nosotros que la libertad de navegación en esas aguas”.

Zarif dijo que el barco mostró “una actividad un tanto peculiar” en su pasado, lo cual dio lugar a una acción judicial, según los abogados con los que su ministerio ha estado en contacto.

“Es simple, nuestras fuerzas navales implementaron la decisión de la corte”, agregó.

En un comunicado publicado el miércoles, Rickermers Shipmanagement, la cual opera el Maersk Tigris, dijo que no han logrado confirmar esa denuncia.

“Las autoridades iraníes nos informaron que el decomiso del Maersk Tigris está relacionado con una reclamación de carga que al parecer sigue sin ser resuelta”, decía el comunicado. “Sin embargo, no hemos recibido ninguna notificación por escrito o similar en relación a la reclamación o decomiso del buque”.

“Por lo tanto, no estamos en condiciones de confirmar si esta es o no la razón real detrás del decomiso”, continúa. “Continuaremos nuestros esfuerzos para obtener más información”.

Un portavoz de la compañía también dijo que 24 personas se encuentran a bordo y que todos se encuentran bien. Ninguno es estadounidense.

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán defendió el decomiso de la nave, diciendo que se había procedido según la ley internacional, de acuerdo con un informe sobre la agencia estatal iraní Press TV.

Sin embargo, el Pentágono ha señalado que a pesar de que el Estrecho de Ormuz, donde ocurrió el decomiso, se encuentra en aguas territoriales iraníes, se aplica el régimen “paso inocente” —a los barcos les autorizan pasar a través de la masa de agua, suponiendo que cumplen con todas las normas del mar— porque es una ruta de navegación reconocida a nivel internacional.

Por su parte, Zarif insistió en que la decisión de Irán de retener la nave no tenía relación alguna con el conflicto actual en Yemen, el cual ha creado una dinámica de tensión en el Golfo Pérsico entre Irán y sus países vecinos.

La semana pasada, Estados Unidos envió buques de guerra a las aguas cercanas a Yemen para observar y disuadir a los barcos iraníes, ya que temían que llevaran armas para apoyar a los rebeldes Houthi, quienes han derrocado al gobierno respaldado por Estados Unidos. El convoy iraní dio la vuelta después de que se reforzara la presencia naval estadounidense.

Al mismo tiempo, Estados Unidos y otras cinco potencias mundiales están negociando con Irán para llegar a un acuerdo final en cuanto a frenar el programa nuclear de Teherán. Zarif dijo que esas conversaciones continuarían el jueves en Nueva York y el lunes en Europa.

Zarif calificó como “un buen acuerdo” al que se está concretando entre Irán y las seis potencias mundiales, conocidas colectivamente como el P5+1.

“No es un acuerdo perfecto”, reconoció. “No es perfecto para nosotros, no es perfecto para Estados Unidos, y no es perfecto para nuestros socios de la Unión Europea”.

“Sin embargo”, dijo, “es lo mejor que podemos lograr. Es lo mejor que cualquiera puede lograr y mantiene un equilibrio según mi opinión”.

Zarif hizo estos comentarios mientras se encontraba en Estados Unidos para una conferencia ministerial en las Naciones Unidas sobre asuntos de proliferación nuclear. El ministro de Asuntos Exteriores se reunió el lunes con el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en el marco de la conferencia para discutir los próximos pasos en las negociaciones nucleares.

“Se llevarán a cabo reuniones esta semana en Nueva York a nivel de expertos entre los miembros del P5+1, la UE e Irán”, según le confirmó a CNN un funcionario del Departamento de Estado, “aprovechando la presencia de muchos de estos expertos en Nueva York para la conferencia de revisión [del Tratado de No Proliferación Nuclear]”.

“No existe ningún otro próximo viaje o reuniones que podamos anunciar hoy”, agregó el funcionario, “pero es de esperar que tengamos un horario ocupado por las negociaciones desde esta fecha hasta el 30 de junio”.

El P5+1 e Irán llegaron a un acuerdo político marco a principios de este mes en Lausana, Suiza, pero aún existen importantes obstáculos en sus esfuerzos por llegar a un acuerdo pleno a finales de junio.

En particular, las dos partes tienen demandas diferentes en cuanto al ritmo del alivio de las sanciones y el acceso a inspectores nucleares internacionales.

Además, aún está en debate si las sanciones contra Irán pueden ser restablecidas rápidamente con la llamada disposición de “reversión”, en caso que se determine que Irán está violando los términos del acuerdo.

El acuerdo final incluirá esta disposición, dijo Zarif, pero es una medida que funciona en ambos sentidos.

“No hicimos esto para simplemente revertirlo”, dijo. “Pero contamos con un procedimiento recíproco —por desgracia, debido a la falta de confianza mutua que existe— así que, si alguna de las partes cree que la otra parte no está cumpliendo con su compromiso, puede, después de completar determinados procedimientos, revertirlo”.

La disposición, dijo Zarif, es beneficiosa para Irán porque Estados Unidos ha violado las obligaciones anteriores que adquirió con Irán en virtud de un acuerdo provisional, al instituir nuevas sanciones unilaterales.

Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones unilaterales a los funcionarios iraníes desde que firmó el documento provisional. Sin embargo, Estados Unidos no considera que estas sean violaciones, sino la aplicación de sanciones que aún están vigentes.

“Si la gente está preocupada por la cláusula de reversión, deberían preocuparse por el hecho de que Estados Unidos viole sus obligaciones y por el hecho de que nosotros hagamos la reversión”, advirtió.

Zarif también opinó sobre la prolongada detención por parte de Irán del periodista del Washington Post, Jason Rezaian, quien fue acusado recientemente de espionaje y otros delitos relacionados con la seguridad.

“Desafortunadamente, tu amigo y mi amigo Jason está acusado de un delito muy grave”, le dijo Zarif al moderador David Ignatius, quien también trabaja para el diario The Washington Post. “Espero que sea absuelto en un tribunal”.

“Pero tendrá que enfrentarse a un tribunal”, agregó Zarif, señalando que Rezaian goza de la doble nacionalidad iraní-estadounidense.

“Es lamentable que algunos operativos de bajo nivel y demasiado entusiastas trataran de aprovecharse de él”, dijo Zarif sin dar más detalles debido al “caso judicial pendiente”.

“Aún tengo la esperanza de que Jason logre limpiar su nombre ante una corte”, agregó posteriormente.