CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

La batería del Boeing 787 podría perder toda la energía, advierte un reporte

Por Greg Botelho

(CNN) – Los dolores de cabeza continúan para Boeing y la causa es su 787 Dreamliner.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) emitió el viernes una directriz en la que ordena “una tarea de mantenimiento repetitiva” para ese modelo de aviones debido a los problemas que se han presentado con su suministro de energía. En concreto, la FAA explicó que las pruebas revelaron que los 787 podrían perder toda la energía eléctrica de la corriente alterna si se dejan activos sus sistemas de forma continua durante 248 días; se trata de un problema que —si no se revisa— impediría que la tripulación pueda controlar el avión.

La orden entró en vigor de inmediato, ya que la agencia federal determinó que no existe ninguna buena razón para aplazar la decisión.

“La FAA ha determinado que el riesgo para los pasajeros justifica el no exigir una notificación y comentarios”, dijo la agencia.

La orden de mantenimiento fue calificada como temporal, hasta que se desarrolle el software para resolver el problema.

Esto marca el último contratiempo para Boeing en relación a sus 787, los cuales debutaron en el 2011 en Asia y un año más tarde en Estados Unidos en medio de una gran fanfarria. El fabricante estadounidense se ha jactado de que el Dreamliner les ahorraría a las aerolíneas dinero en combustible debido a que su estructura está hecha de materiales compuestos ligeros. Además de que es más grande, el nuevo avión de pasajeros también presentó comodidades para los pasajeros, como ventanas más grandes, compartimentos superiores más grandes y mejor ventilación.

Sin embargo, el desarrollo del Dreamliner se vio empañado por retrasos en la producción y otros problemas. Además, surgieron más problemas una vez que la flota se puso en marcha; entre los problemas se encuentran dos casos de sobrecalentamiento de las baterías en un avión de Japan Airlines en Boston y en un avión de All Nippon Airways en Japón.

Estos casos llevaron a la penalización de la flota 787 de Boeing a nivel mundial y la FAA anunció en enero del 2013 que “antes de realizar más vuelos, los operadores deben demostrar que las baterías son seguras y que cumplen con los estándares”.

En abril de ese año, la FAA autorizó a Boeing para que hiciera las reparaciones a su sistema de baterías, lo cual allana el camino para que la aeronave pueda reanudar el vuelo.

Aun así, los problemas persistieron. Por ejemplo, algunos informes que se realizaron en enero de 2014 reportaron humo en uno de los Dreamliner en el Aeropuerto Internacional de Narita de Tokio; según dijo Boeing en ese entonces, el incidente “al parecer estaba relacionado con la ventilación de una sola célula de la batería”.

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte publicó un informe 11 meses después en el que le atribuía el problema de la batería al sobrecalentamiento de un cortocircuito eléctrico, el cual podría haberse debido a defectos de fábrica y, supuestamente, a la deficiente supervisión del proceso de fabricación por parte de la FAA y de Boeing.

Thom Patterson de CNN contribuyó con este reporte