(CNN) - El amor de una madre puede marcar la diferencia, e incluso salvar vidas.

Erin Stoffel bajó de un puente peatonal a sus hijos de 7 y 5 años en Menasha, Wisconsin, Estados Unidos, después de que un hombre abriera fuego indiscriminado.

Mientras lo hizo recibió tres disparos

"No se puede subestimar el poder de una madre para proteger a sus hijos. Es increíble pensar cómo esta mujer recibió tres disparos y aún pudo bajarse del puente llevando a sus hijos", afirmó el doctor Ray Georgen del Centro Médico Theda Clark.

"Es una historia de heroísmo sorprendente de su parte y de parte de sus niños", añadió.

Pero las rápidas acciones de Stoffel no fueron suficientes para salvar a su hija de 11 años, Olivia, y a su esposo, Johnathon. Los dos recibieron disparos mortales. Otro hombre también murió en el lugar de los hechos.

La policía dijo que el sujeto que inició el tiroteo, Sergio Valencia Del Toro, de 27 años, lo hizo después de pelear con su prometida. El episodio tuvo lugar este domingo en el puente Trestle Trail Bridge de Wisconsin. Tras abrir fuego contra los desconocidos que en ese momento estaban allí, Valencia Del Toro se suicidó.

Según reportes del centro médico que la atendió, la madre se recupera bien, pero solo con el tiempo se sabrá la magnitud de sus heridas.

La comunidad lanzó una página para recoger fondos para ayudar a la familia. Hasta el momento se han recaudado más de $70.000 dólares.