CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Negocios

Él tocó mi pecho. ¿Es eso considerado acoso sexual?

Por Sara Ashley O'Brien

(CNNMoney) — ¿Es acoso sexual tocar el costado del pecho de una mujer?

La respuesta parece estar bien definida: si dura más de un segundo (lo que podría considerarse como algo accidental), por supuesto que sí.

Pero cuando las dinámicas de poder y género están en juego (inversionista hombre, empresaria mujer) y hay 50.000 dólares en riesgo, las líneas parecen estar mucho más borrosas.

La empresaria Emma Tessler le dijo a CNNMoney que cuando esto le pasó, sus pensamientos fluctuaron entre la incomodidad y una disculpa, y así sucesivamente.

“Oh Dios, estoy realmente incómoda. …Bueno, eso es absurdo, estoy segura de que él no está haciendo nada malo”, recuerda haber pensado.

La experiencia de Tessler ocurrió en 2014 durante un Y Combinator Demo Day. Es parte del último episodio de Startup Podcast.

Esta temporada del podcast sigue los altibajos de Dating Ring, el emprendimiento de búsqueda de parejas que Tessler (abajo, a la izquierda), de 26 años, y la cofundadora Lauren Kay (la joven de 25 años de la derecha), dirigen. Y arroja una luz importante en cuanto a los temas de género de Silicon Valley.

En el podcast, Tessler dijo que el inversionista sugirió que fueran por unos tragos cuando ambos regresaron a la ciudad de Nueva York. Ella aceptó, aunque admitió sentirse incómoda porque parecía que se trataba de una cita.

“Puso su brazo alrededor mío y su brazo…fue a parar a mi… pecho. Al costado de mi pecho”, recordó en el podcast. “Y permaneció ahí… simplemente permaneció ahí, como si me estuviera sosteniendo”.

En el proceso, él ofreció invertir 50.000 dólares en la compañía. “Tú y yo podemos seguir reuniéndonos en Nueva York debido a que ambos estamos en Nueva York”, le dijo.

“Me sentí muy avergonzada. Se supone que debes sentirte segura. Ser víctima es lo opuesto”, le dijo Tessler a CNNMoney.

Dating Ring a la larga rechazó la oferta, pero habría sido importante para ellas. Hasta la fecha han recaudado 450.000 dólares en financiamiento, pero Tessler dijo que 50.000 dólares habría sido la mayor cantidad de dinero proveniente de un único inversionista (aparte de familiares y amigos). También podría haber sido una señal para otros inversionistas en relación a que vale la pena apoyarlos.

“Es increíble cuánto tiempo nos tomó decidir”, dijo Tessler en el podcast.

Sus amigos hombres en realidad las animaron a decirle que no: “Los hombres nos decían cosas como ‘¿en qué diablos estás pensando? ¿Es una broma? No puedes aceptar su dinero'”, dijo Tessler, e indicó que era un “lujo” que los hombres se pudieran indignar de esta forma.

Las mujeres le enviaron un correo electrónico al inversionista, y mencionaron razones estratégicas por las que no podían aceptar el dinero.

El episodio, el tercero de diez en la serie, describe los eventos posteriores al Demo Day, cuando las dos empezaron a ver muchos rechazos. Kay creó una hoja de cálculo de más o menos 50 inversionistas que las rechazaron, y se empezó a preguntar si ser mujer la estaba limitando.

Los pensamientos despectivos de Silicon Valley hacia las mujeres se hicieron evidentes en plataformas anónimas como Secret (la cual ya fue cerrada). Las mujeres trataron de determinar si su rechazo se debía a la naturaleza de “club de chicos” de la industria o a la falta de viabilidad de su producto.

Y el encuentro en Demo Day no fue un incidente aislado.

“Dos inversionistas me han pedido salir en una cita; uno me presentó a otros inversionistas como la ‘hermosa directora ejecutiva con hermosas cofundadoras’ y en otra ocasión, un inversionista me dijo ‘¿Podrías reunirte conmigo en el lobby del hotel hoy por la noche?'”, le dijo Kay a CNNMoney.

“Es cierto que las cartas están en contra de las mujeres, pero las mujeres que tienen buenas compañías pueden tener éxito”, dijo Alex Blumberg, cuya compañía Gimlet Media produce el podcast.

El episodio salió al aire el jueves por la noche, y Tessler y Kay dijeron que la respuesta positiva ha sido abrumadora, especialmente en Twitter.

“Espero que mi experiencia haya sido única, pero no creo que sea el caso debido a la forma en la que las personas han respondido”, añadió Tessler.