Un grupo de inmigrantes rescatados duermen en el suelo de un auditorio del gobierno de Indonesia. Foto: CHAIDEER MAHYUDDIN/AFP/Getty Images

(CNN) - Un barco lleno de inmigrantes que fue visto el lunes frente a la costa de Aceh, en Indonesia, no obtuvo permiso para atracar, según un portavoz militar de Indonesia.

El portavoz Fuad Basya dijo que el barco se quedó sin combustible pero que "no se le concedió permiso para que ese barco atracara". Dijo que no tenía información sobre su ubicación actual.

No estaba claro si el barco era el mismo —según dijeron, transportaba 400 personas— al que funcionarios de búsqueda y rescate indonesios habían enviado equipos a fin de "ayudar a evacuarlo" temprano el lunes por la mañana, dijeron a CNN.

Un portavoz de la Organización Internacional de Inmigrantes (IOM, por sus siglas en inglés), Steve Hamilton, dijo que la organización había estado tratando de buscar información sobre el barco que llevaba a 400 personas a bordo, pero hasta ahora, no habían encontrado nada.

"Hablamos con todas la autoridades y no tenemos información sobre el barco. No apareció", dijo. Añadió que habían oído rumores que la armada había encontrado y reabastecido un barco con combustible pero, más allá de esto, no tenían información.

El portavoz militar indonesio, Basya, dijo que la armada inicialmente había tratado de devolver a otro grupo de inmigrantes que tocó tierra en la ciudad de Lhokseumawe, pero el ministerio de Asuntos Exteriores les dijo que no podían hacerlo.

El domingo, 547 personas que viajaban en seis barcos fueron encontradas en el mar frente a la ciudad de Lhokseumawe, en Aceh, Indonesia. Ahora están siendo atendidas en distintos albergues para inmigrantes en tierra.

Varados en el mar

Se cree que hasta 8.000 personas podrían estar siendo retenidas en el mar por los traficantes que intentan evitar ser arrestados durante una serie de medidas enérgicas que el gobierno ha tomado contra la industria, según Jeff Labovitz, otro vocero de IOM.

"En cada desembarco, generalmente vemos algunos problemas de salud. Pero cuando hay retrasos... entonces vemos un deterioro grave, porque a esas personas a menudo las golpean y no les dan comida debido a que es una metodología para lograr que paguen", dijo Labovitz.

En las últimas semanas, las autoridades tailandesas han llevado a cabo redadas en campamentos a lo largo de la frontera con Malasia, donde se sabe que los traficantes retienen personas mientras esperan recibir un pago, como rescates por parte de familiares a cambio de la libertad de sus cautivos. La semana pasada hicieron un espantoso descubrimiento: una fosa común que contenía 26 cuerpos en un campamento en el distrito de Sadao en la provincia de Songkhla.

Human Rights Watch dijo que los cuerpos eran de inmigrantes bangladesíes y rohingya que habían "muerto de hambre o a causa de alguna enfermedad mientras eran retenidos por traficantes que esperaban el pago de rescates".

Labovitz dijo que el cierre del "corredor tailandés" había disuadido a los traficantes "despiadados" de intentar atracar, por lo que se quedaron en el mar a medida que los suministros disminuían y las condiciones empeoraban.

Durante una conferencia de prensa el lunes, el jefe del ejército de Tailandia, el general Udomedej Sitabutr dijo que el ejército había recibido instrucciones de buscar más campamentos de inmigrantes ilegales a lo largo de la frontera, y de cerrar la costa de Tailandia para impedir que personas ingresaran de manera ilegal.

Dijo que la lucha contra la trata de personas era una de las principales prioridades del gobierno, y que habían hecho más arrestos a medida que sigue investigando estos sucesos.

Barcos rescatados frente a Aceh

El domingo, 547 personas fueron encontradas en seis barcos en la costa de Lhokseumawe, al norte de Aceh. "Estuvieron a la deriva en el mar durante días, quizás incluso más, sin comida ni agua. Muchos de ellos están débiles y deprimidos. También hay varios niños muy pequeños", dijo Tegas, un oficial de la Oficina de Inmigración del Norte de Aceh, quien solo se identifica con un nombre.

Las personas del barco eran inmigrantes económicos de Bangladesh y refugiados musulmanes rohingya desplazados de Birmania, también conocidos como Burma, según el IOM, el cual está ayudando al gobierno a atender a los inmigrantes en refugios en la ciudad cercana de Lhoksukon. Pronto serán trasladados a Paya Batung, más o menos a 13 kilómetros de distancia.

Otro grupo de más de 1.000 inmigrantes desembarcó en la isla turística de Langkawi, frente a la costa de Malasia. Ellos también provienen de Birmania y Bangladesh, según la policía de Malasia.

El flujo de inmigrantes de ambos países se ha disparado en los últimos meses, según el ACNUR. En los tres primeros meses de este año, 25.000 intentaron hacer el peligroso viaje en barco desde la bahía de Bengala hasta Malasia y Tailandia, dijo la agencia. Con base en los recuentos de sobrevivientes, calcula que al menos 300 de ellos han muerto de inanición, deshidratación o abuso por parte de la tripulación.

Huir de Bangladesh y Birmania

Según el ACNUR, los inmigrantes dicen que la ruta más común los lleva a la zona de Ranong del sur de Tailandia. A partir de ahí, los llevan en un viaje de un día hacia los campamentos de contrabandistas en la frontera malasia.

Probablemente los extorsionaban en el camino para que les dieran dinero, y les hacían falsas promesas de que les pagarían el trabajo o les darían efectivo cuando llegaran, dijo el ACNUR. En realidad, muchos son retenidos en "condiciones terribles" en los campamentos hasta que los familiares pagan por su liberación.

El año pasado, el Departamento de Estado de Estados Unidos bajó a Tailandia a la peor clasificación posible —nivel 3— en su informe sobre la trata de personas.

Indicó que Tailandia era una fuente, un punto de tránsito y un destino para la trata. El informe también indicó que las minorías étnicas y los ciudadanos de países vecinos se encontraban especialmente en riesgo de explotación en Tailandia por medio del trabajo forzado o el tráfico sexual