Senadores demócratas bloquearon la iniciativa de Barack Obama.
Senadores demócratas bloquearon la iniciativa de Barack Obama.

(CNN Español) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sufrió este martes una derrota a manos de su propio partido en el Senado, donde se debatía si concederle la autoridad temporal para negociar por la vía rápida (“fast track” en inglés) el Acuerdo Transpacífico.

Este tratado de libre comercio incluye a potencias mundiales como Japón y Corea del Sur, junto a Estados Unidos; en total, un bloque de 12 países que manejan gran parte de la economía mundial y entre quienes están invitados Chile, México y Perú.

Con esa autoridad el presidente Obama negociaría el tratado, que el Congreso solo podría votar para aceptar o rechazar, pero no lo puede modificar.

La votación de este martes era para iniciar el debate. Se necesitaban 60 de los 100 votos posibles.  Pero en la cuenta final sólo un senador demócrata apoyó iniciar el debate sobre la autorización. Tom Carper, demócrata por Delaware, fue el único en respaldar la medida que impulsa Obama, mientras que 45 de sus colegas dijeron que no, y uno más, Corey Booker, de Nueva Jersey, no votó.

Los republicanos, por el contrario, respaldaron la medida de un presidente con el que no han tenido una muy fluida relación: 52 votaron a favor y dos se abstuvieron: Marco Rubio, de la Florida, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur. Al no superarse el umbral de los 60 votos, la iniciativa queda frenada porque, aunque puede ser sometida a voto, queda sujeta a las tácticas dilatorias incluidas en el manual de reglas del Senado, lo que haría imposible su aprobación.

Los sindicatos estadounidenses, identificados tradicionalmente con los demócratas, no quieren el Acuerdo Transpacífico porque consideran que afectaría a los trabajadores estadounidenses.  Los sindicatos además contribuyen generosamente a las campañas políticas de los demócratas y esa relación pesó en la decisión de muchos senadores; eso sí, el sector empresarial, que está a favor del acuerdo, hace lo propio.

El futuro del acuerdo es incierto, pero el enfrentamiento sigue abierto. El presidente Obama defiende un acuerdo de libre comercio y se enfrenta a figuras influyentes de su partido como la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, de quien dijo estaba “completamente equivocada” sobre el Acuerdo; ella respondió en una entrevista con el Washington Post que si el Tratado fueran tan bueno, su contenido no estaría clasificado.