CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terrorismo

La ciudad de Ramadi cae en manos de ISIS

Por Hamdi Alkhshali, Catherine E. Shoichet

(CNN)– ISIS controla totalmente la cuidad iraquí de Ramadi. Las fuerzas de seguridad de Iraq se retiraron de una base militar clave en el poniente de la ciudad, dijeron el alcalde Dalaf al-Kubaisy y un alto funcionario de seguridad.

El decisivo avance de los militantes del grupo terrorista se dio tras una serie de ataques con coches bomba, explicó el alcalde y la fuente de la seguridad iraquí.

Esos atentados obligaron a las fuerzas de seguridad iraquíes y combatientes tribales a retirarse a la ciudad.

Ha sido el más reciente episodio de la lucha de las fuerzas iraquíes y sus aliados contra los militantes ISIS por el control de Ramadi, la asediada capital de la provincia de Ambar.

“Este es un enorme revés para las fuerzas iraquíes y de la estrategia de Estados Unidos para degradar y en última instancia derrotar ISIS”, dijo Peter Mansoor, un coronel retirado del ejército estadounidense.

Sin embargo, funcionarios iraquíes y estadounidenses, entre ellos el secretario de Estado, John Kerry, dijeron que la lucha por Ramadi está lejos de terminar.

“Es posible ver el tipo de ataque que tenemos en Ramadi, pero estoy absolutamente seguro de que en los próximos días se invertirá”, dijo Kerry durante una visita a Seúl, Corea del Sur, el lunes.

Los enfrentamientos han causado estragos en Ramadi, situada a pocos kilómetros de un cuartel general del ejército iraquí que ISIS detonó en marzo y a 110 kilómetros al oeste de Bagdad. Ramadi está ubicada estratégicamente en el centro del corazón suní de Iraq, que es controlado en gran parte por los extremistas del grupo.

Mientras que ISIS declaró la victoria y se adjudicó el control total de la ciudad, la Policía Federal de Iraq prometió acabar con la fuerza terrorista en la región. En un comunicado, el general Raid Shakir Joudat dijo que la policía estaba en camino “al mando de una enorme fuerza armada para limpiar la provincia de Ambar de bandas terroristas.

El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, también se está preparando para enviar refuerzos, según un comunicado leído en la televisión estatal iraquí Iraqiya.

¿Cuáles son las implicaciones de la caída de Ramadi?

Que Ramadi se quede o no en manos de ISIS aún está por verse, dijeron analistas el domingo.

Algunos funcionarios estadounidenses, entre ellos Kerry, trataron recientemente de minimizar la importancia de Ramadi, diciendo que no se centran en la ciudad.

Pero los comentarios del teniente coronel retirado Anthony Shaffer, investigador principal en el Centro de Investigación de Políticas de Londres, están en marcado contraste con el Secretario de Estado. La situación en Ramadi es una señal importante de que las fuerzas que luchan contra ISIS necesitan tomar un rumbo diferente, dijo.

“Ramadi es una mala noticia y punto”, dijo. “No va bien. Las unidades militares que hemos entrenado en el ejército iraquí básicamente deponen las armas y corren”.

Pero la importancia de la caída de la ciudad puede tener menos que ver con el grupo militante, y más que ver con la capacidad de las fuerzas iraquíes, dijo el analista de contraterrorismo de CNN Philip Mudd.

“No se trata de ISIS. Esto es acerca de si el ejército iraquí tiene la capacidad, y lo más importante, la voluntad de  combatir a ISIS”, dijo.

Pero Muhannad Haimour, portavoz del gobernador de Anbar, dijo que es injusto decir que las fuerzas iraquíes no están dispuestos a luchar contra ISIS. Las fuerzas iraquíes lucharon duro en Ramadi, dijo, pero se enfrentaron a combatientes de ISIS bien entrenados, con armas pesadas y quienes están en una misión suicida.

“Vienen a Anbar e Irak a morir. Es muy difícil parar un vehículo blindado, conducido por un atacante suicida, con toneladas de explosivos”, dijo. “Frente a estos combatientes ha sido extremadamente difícil. No es una guerra convencional”.