(CNN)– El propietario de una pitón en Adelaide tuvo que llevarla para que le realizaran un tratamiento médico de emergencia luego de que el animal se tragara un set de pinzas para parrillada que estaban siendo utilizadas para alimentarla con una rata.

Winston, una pitón woma, fue trasladada al Companion Animal Health Center de la Universidad de Adelaide por su propietario, Aaron Rouse, luego de tragarse el utensilio.

El Dr. Oliver Funnell, el cirujano veterinario que la trató, le dijo a CNN que él asumió que sería una extirpación rápida utilizando un par de fórceps. Sin embargo, cuando vio a Winston, inmediatamente se hizo evidente que las pinzas estaban bien alojadas en el tracto digestivo de la serpiente.

"Podías sentir el contorno de las pinzas a lo largo de la serpiente", dijo por teléfono desde Adelaide.

Una protuberancia en el cuerpo de Winston evidentemente indica la posición de las pinzas.

Posiblemente fatal

Las serpientes tienen la capacidad de regurgitar, pero existía una alta posibilidad de que la pitón pudiera hacerse daño a sí misma debido a los bordes afilados de las pinzas.

"Existía la posibilidad de que hubiera regurgitado las pinzas, pero estaban demasiado adentro", dijo Funnell. "Incluso sacarlas podría haber sido fatal".

Durante la cirugía de 25 minutos, Funnell, con la ayuda de estudiantes de veterinaria, sacó las pinzas por medio de una incisión cerca de su parte más ancha.

"Somos un hospital de enseñanza y los estudiantes ayudaron en el proceso... salieron muy beneficiados de esto".

Funnell vio al paciente unos pocos días después de la cirugía, y dijo que estaba actuando de forma normal y estaba bebiendo agua de nuevo.

"No le daremos de comer durante otras dos a cuatro semanas, pero las incisiones están sanando bien", dijo Funnell.

Winston se recupera en atención postoperatoria.