CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

¿Tu mascota va a enfermarte?

Por CNN

(CNN)– Las mascotas nos dan compañía y afecto, pero también nos pueden transmitir enfermedades. Aunque es raro enfermarse a causa de nuestros amigos con pelos y plumas, algunos brotes parecen aumentar continuamente.

Desde enero del año pasado, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. informaron de al menos 20 personas en Estados Unidos que presentaron infecciones de salmonela vinculadas con el contacto con gecos crestados adquiridos en tiendas de mascotas. Tres personas fueron hospitalizadas.

Este brote es el más reciente de una serie de infecciones de salmonela vinculadas con reptiles que viven como mascotas. En 2012, algunas personas supuestamente fueron contagiadas de salmonela por reptiles del género Pogona que tenían como mascotas; en 2013, 26 personas fueron infectadas con la bacteria a causa de los erizos que tenían como mascotas.

Casi cualquier tipo de mascota puede transmitir enfermedades, no solo los reptiles y las mascotas poco comunes. Algunas infecciones tienen nombres conocidos, como gusanos, mientras otras, como la ”fiebre de loro”, son más exóticas. Los pequeños riesgos por lo general son superados por los beneficios que vivir con una mascota tiene para la salud.

“Son muchas las cualidades positivas de pasar tiempo con animales, pero necesitas minimizar el riesgo”, dijo el Dr. Peter Rabinowitz, profesor adjunto de ciencias ambientales y salud ocupacional y de salud global en la Universidad de Washington. Mantener a tu mascota sana, a través de una higiene adecuada y siguiendo las recomendaciones de tu veterinario, puede ayudarte a mantener a tu familia sana, dijo.

Tortugas

¿Qué pasa con los reptiles y la salmonela? “A las bacterias les gusta vivir en ellos”, dijo Rabinowitz. “Muchos de ellos están infectados con salmonela todo el tiempo, y ni siquiera se enferman a causa de ello”, añadió. Pero las personas pueden enfermarse. Más o menos 70.000 personas resultan infectadas por salmonela, lo que normalmente incluye fiebre y diarrea, en infecciones transmitidas por reptiles cada año en Estados Unidos. La mayoría se recuperan en cuestión de cuatro a siete días, aunque algunas infecciones requieren hospitalización.

En 1975, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) prohibió la venta de pequeñas tortugas cuyas caparazones tuvieran menos de 10 centímetros de largo. Como lo explicó un informe de la FDA de 2014, a los niños les gusta llevarse a las pequeñas tortugas a la boca. “Los niños pequeños encuentran formas muy creativas de infectarse”, dijo Vic L. Boddie II, Ph.D., un oficial de seguridad en el consumo en el Centro de Medicina Veterinaria de la FDA.

Los CDC recomiendan que los niños menores de 5 años y las personas con sistemas inmunológicos débiles no tengan reptiles como mascotas. También recomiendan tomar una serie de medidas para reducir el riesgo de contagiarse con salmonela, entre ellas lavarse las manos después de manipular a los reptiles y mantenerlos alejados de áreas donde se preparan alimentos. “Puedes hacer mucho con tan solo lavarte las manos con agua y jabón”, dijo Rabinowitz.

Perros

“Hemos vivido con perros y gatos, especialmente perros, durante mucho tiempo, así que en cierta forma nos adaptamos a las enfermedades que nos podrían transmitir”, dijo Rabinowitz. Sin embargo, a veces hacen enfermar a sus dueños.

La lombriz intestinal es una de las enfermedades más comunes que los perros nos pueden transmitir. Las personas pueden contagiarse con el parásito al tragarse accidentalmente polvo que contiene desechos de perro. Los niños que juegan en los jardines traseros son especialmente propensos a resultar infectados.

Aunque la mayoría de veces las infecciones no presentan síntomas, en ocasiones se tornan serias. Cada año se registran al menos 10.000 casos de enfermedades por la lombriz intestinal en el cuerpo, lo que ocasiona fiebre y fatiga, y más o menos 700 casos de enfermedades por la lombriz intestinal en los ojos, donde puede ocasionar ceguera.

Lo más importante que las personas pueden hacer es seguir con el programa de desparasitación del veterinario, dijo Douglas Aspros, expresidente de la American Veterinary Medical Association. “Todos los perros nacen con lombrices intestinales, incluso si su madre fue desparasitada”, dijo. El parásito también puede ocasionar problemas para el perro, entre ellos vómitos y letargo.

Los CDC también informaron que cuatro personas en Colorado contrajeron la peste de un perro en abril. El único caso adicional de una persona que resultó infectada con peste a causa de un perro fue en China en 2009.

Gatos

Algunas de las actividades favoritas de tu felino, lamerse y rascarse, pueden hacer que contraigas la enfermedad por arañazo de gato. Aproximadamente el 40% de los gatos portan la bacteria, y los gatitos son más propensos a transmitirla. Aunque es poco común que las personas resulten infectadas (un cálculo establece que la cifra es de 2,5 en 100.000 personas), a ellas normalmente se les pone rojo el sitio de la infección y presentan nódulos linfáticos hinchados. Las pulgas portan la bacteria del arañazo de gato, así que es importante controlarlas, dijo Rabinowitz.

Los gatos pueden ser peligrosos para las mujeres embarazadas porque son portadores de toxoplasmosis. Aunque el parásito normalmente no se vincula con la enfermedad, puede ocasionar malformaciones congénitas. Las mujeres embarazadas no deberían limpiar la caja de desechos.

Aspros dijo que él piensa que la preocupación en relación a que los gatos transmitan la toxoplasmosis puede ser exagerada, y es más probable que las personas resulten infectadas al comer carne de res contaminada y otros tipos de carne.

Hámsters

Los hámsters y otros animales pequeños, llamados de bolsillo, entre ellos los ratones y los conejillos de indias, son portadores de una enfermedad de nombre complicado: el virus coriomeningitis linfocítico, o LCMV. Pueden contraerla por exponerse a otros roedores salvajes o roedores que se tengan como mascotas. Aunque es poco común que las personas resulten infectadas, puede ocurrir por medio del contacto con excremento, orina y saliva de los roedores. El virus normalmente ocasiona síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre y dolores musculares, pero puede, en casos eventuales, llevar a problemas neurológicos, como confusión y pérdida de audición.

Los CDC recomiendan una serie de medidas para reducir tu riesgo, entre ellas evitar a los animales que parecen encontrarse en un estado de letargo y adoptar a tu mascota de bolsillo de un lugar que monitorea su salud. Lavar tus manos y mantener la jaula de tu mascota limpia también ayuda.

Aves

Las aves pueden ser portadoras de la bacteria que ocasiona psitacosis. Aunque la bacteria responsable de la enfermedad rara vez ocasiona síntomas en las aves que infecta, entre ellas los loros, periquitos y las guacamayas, puede ocasionar fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y neumonía en las personas que la contraen por inhalar excrementos de las aves. Afortunadamente, el número de casos ha ido en disminución desde finales de los años 80, ya que solo se ha tenido conocimiento de 50 casos desde 1996, probablemente porque hay mejores pruebas de diagnóstico en las aves. Esas personas que han estado en contacto con aves afuera del hogar se encuentran en un mayor riesgo de portar la bacteria.

Zoológico interactivo

Los zoológicos interactivos y las ferias de los condados han sido vinculados con brotes de la bacteria E. coli y la gripe. En 2004, 82 personas resultaron enfermas con diarrea después de visitar un zoológico interactivo en la feria estatal de Carolina del Norte. En el 2012, cuatro personas se contagiaron de gripe por el contacto con cerdos en una feria del condado en Indiana.

Los CDC aconsejan que las personas que visiten zoológicos interactivos y ferias de condados se laven las manos después de estar en contacto con los animales y las áreas donde son retenidos. Los tipos de visitantes que estos eventos atraen podrían ser especialmente vulnerables porque a menudo son niños de ciudades, cuyos sistemas inmunológicos podrían no estar capacitados para lidiar con las enfermedades de animales de la granja, dijo Rabinowitz.