Crédito: GIUSEPPE CACACE/AFP/Getty Images)

Nueva Delhi (CNN) - A James Bond le acaba de salir un curioso competidor.

Este presunto agente secreto es un as de la aviación: una paloma que se situó en una casa de un pueblo de la India el jueves, a escasos cuatro kilómetros de la frontera con Pakistán.

Un mensaje ilegible en urdu estampado en una de sus alas y un pequeño objeto amarrado con cable a su alrededor fueron suficientes para que los residentes del distrito de Pathankot, en la provincia india de Punjab, la entregaran a la policía.

"Estamos investigando el caso solamente desde ese ángulo", declaró Rakesh Kaushal, jefe de policía de Pathankot, cuando le preguntaron si investigaban al pájaro por posible espionaje para Pakistán.

"Es el primer caso de de este tipo en mi zona. Es una frontera delicada", dijo a CNN por teléfono.

Hasta el momento, la policía no ha descubierto nada impropio sobre la paloma detenida. Dicen que le hicieron radiografías pero no encontraron nada que insinúe espionaje en su cuerpo.

Los investigadores todavía no han podido descifrar el mensaje en urdu que tiene escrito en las alas. "Está muy difuminado", dijo Kaushal.

La policía también investiga unos números que tiene impresos el pájaro. "No son números de teléfono, como sospechábamos al principio. Pero estamos investigando más", agregó.

De mayoría hindú, pero oficialmente seculares, India y Pakistán tienen un largo historial de hostilidades desde que se independizaron de los británicos en 1947. Han librado cuatro guerras, tres por la región de Cachemira, que ambos países reivindican como suya.

Una línea de control militar divide la disputada región entre ambos países, que reconocen desconfiar mutuamente. Las conversaciones para normalizar sus relaciones no han rendido frutos sobre los temas más contenciosos, incluida la situación de Cachemira.