(CNN) - Desde su estudio flotante, una tabla de paddle surf, Sean Yoro crea retratos impresionantes de mujeres, cuyas características reales apenas escapan de la línea de flotación.

"Uno de los aspectos emocionantes acerca de pintar retratos es poder traer vida y emoción a los objetos y superficies que una vez carecieron de eso. Además, estas figuras simplemente parecen coincidir con el ambiente. Una misteriosa combinación surrealista", dice Yoro, quien es surfista.

El agua y las condiciones climáticas podrían arruinar las obras de arte en cualquier minuto, así que estos retratos tienen una fecha de vencimiento.

Pintar desde el precario equilibrio de una tabla flotante podría parecer como una tarea muy estresante, pero en realidad no es tan malo como parece: "Utilizo muchas cuerdas y anclas para mantenerme firme y en mi lugar", dice.

Yoro no piensa mucho en su futuro. Dice que solo planea seguir fiel a su pasión "y ver a dónde me lleva".

Sigue a Sean Yoro en Instagram.