(CNN) — El sistema ferroviario de China es una enorme masa de estadísticas.

Su longitud es de 120.000 kilómetros (el segundo más largo en el mundo después de Estados Unidos) y tiene la proporción de pasajero por kilómetro más alta: 1.060 mil millones de pasajeros en 2013, de acuerdo con la Administración Nacional Ferroviaria de China.

Pero para un "photoworm" —así se les conoce a los fotógrafos en China— con sede en Beijing, es mucho más hermoso que un montón de grandes cifras.

Wang Wei, de 25 años, posiblemente es el fanático más apasionado por las vías férreas en China.

china-train12

Durante los últimos 10 años ha soportado temperaturas heladas, horarios variables y meses lejos de casa mientras recorría aproximadamente 300.000 kilómetros para capturar la red ferroviaria del país y a sus trenes en imágenes.

Han pasado más de dos años desde que CNN entrevistó al joven que en ese momento era un graduado de la universidad y una persona obsesionada con las vías férreas.

Desde entonces, Wang se ha convertido en una mini celebridad.

Ha sido entrevistado por más de 20 medios de comunicación tanto chinos como extranjeros, y ha sido el tema de un documental de la televisión local.

china-train13

Además, tiene dos libros que serán publicados en China más adelante este año.

"Zhui Huo Che" (Correr detrás de los trenes) es un libro de fotografías que muestra sus experiencias y técnicas de fotografía.

"My Jing-Zhang Railway" es un libro ilustrado que muestra fotos de Wang y entrevistas con personas que han trabajado y vivido en la línea Beijing-Zhangjiangkou, la primera vía férrea de diseño chino construida en China.

"Los funcionarios chinos rara vez han promovido la belleza de las vías férreas y los trenes", dice Wang. "Nunca han tomado fotografías de lo que yo he estado tomando".

"En cambio, toman fotos de líderes que pronuncian discursos y cortan listones".

"Siento que la vía férrea le pertenece a cada uno de nosotros, y todos tienen la responsabilidad de promoverla si en realidad la quieren".

china-train14

CNN: Han pasado dos años desde la última vez que hablamos. ¿Dónde has estado últimamente?

Wang Wei: La vía férrea del sur de Sinkiang (la sección de las montañas Tian) dejó de funcionar en febrero de 2015, así que llevé a mi papá y a tres amigos allá en diciembre del año pasado.

Hacía mucho frío al sur de Sinkiang en diciembre... aproximadamente -30º C (-22º F).

Lo que resultaba aún peor, nos dijeron que había lobos en el área y que son muy activos por la noche, cuando tomaba las fotografías.

Decidimos cavar un hoyo y quemar ramas dentro. El fuego nos ayudó a alejar los lobos y a calentarnos.

Lo más importante es que logré tomar las fotos que quería.

También visite Japón y Alemania en los últimos dos años.

china-train15

CNN: ¿Qué fue lo que más te impresionó durante los viajes?

Wang: La cultura ferroviaria de Japón y Alemania me emocionó mucho.

En Alemania, pueden comprar las vías y trenes abandonados por poco dinero, más o menos 100.000 RMB (16.110 dólares) por dos compartimentos, lo cual es más o menos una décima parte del precio en China.

Ellos a menudo mantienen la apariencia original de los vagones y los convierten en hostales y restaurantes. Es realmente encantador.

En Japón, cuando tomé las fotos de los trenes, el personal fue amable y me dio instrucciones útiles como dónde obtener los mejores ángulos, etcétera.

Esto es imposible en China. Aquí, el personal solo te dice que te vayas.

También puedes ver varios libros que muestran las vías férreas en Japón.

Nosotros tenemos materiales muy limitados sobre las vías férreas en China.

El sistema ferroviario de China es el segundo más largo del mundo, y la historia de las vías férreas chinas tiene más de 100 años de antigüedad.

Realmente deseo que la cultura de las vías férreas chinas cambie.

Los funcionarios chinos rara vez han promovido la belleza de las vías férreas y los trenes

Wang Wei, fotógrafo