MCKINNEY, Texas (CNN) — Eric Casebolt, el agente de policía de McKinney, Texas que fue grabado sometiendo a una joven menor de edad de raza negra durante una fiesta en una piscina, renunció a la corporación, informó Peter Schulte, su abogado.

Greg Conley, jefe del Departamento de Policía de McKinney, dijo que las acciones del oficial que renunció eran "indefendibles" y que se mostró totalmente "fuera de control", según el video difundido.

En tanto, el alcalde Brian Loughmiller dijo que el incidente de la piscina es algo aislado y sostuvo que no es indicativo de que el trato dado a los jóvenes sea algo que ocurra comúnmente en la ciudad. "Las acciones de un individuo no representan a las de los demás", dijo.

La renuncia de Casebolt se conoció mientras surgen relatos contradictorios respecto a si la raza fue factor en la forma en la que él manejó a unos adolescentes durante la fiesta. Pero lo sorprendente podría ser de quién provienen esos relatos.

Un residente de raza negra dice que la raza no fue factor. Un residente blanco dice que sí.

En un video de siete minutos, un testigo captó gran parte del enfrentamiento del viernes 5 de junio. Se ve al agente de la Policía de McKinney, Eric Casebolt, maldiciendo a varios adolescentes negros; jaló hacia el suelo a una chica de 14 años vestida con un bikini y se arrodilló sobre su espalda.

Casebolt también desenfundó su arma y persiguió a unos muchachos que se le acercaban mientras trataba de mantener sometida a la chica.

¿Qué dice el testigo blanco?

Brandon Brooks, el adolescente blanco de 15 años que filmó el video, dijo que la raza había sido indudablemente un factor. Dijo que el agente iba detrás de los adolescentes negros que estaban en el lugar.

"Yo era el único blanco en la zona cuando esto estaba pasando", dijo Brandon a KDAF, filial de CNN.

"Puedes ver en una parte del video, en la que nos pide que nos sentemos, que de cierta forma saltó por encima de mí y les dice a todos mis amigos afroestadounidenses que se sienten".

Brandon dijo que en el pleito que había atraído a la policía a la fiesta ni siquiera habían participado la mayoría de los adolescentes a los que Casebolt persiguió.

"Fue una pelea entre una mamá y una chica, no tenía nada que ver con los demás chicos", dijo a KDAF.

Brandon dijo que se sintió perturbado cuando vio que derribaban a su amiga y la oprimían contra el suelo.

"Creo que 'soltó la lengua'; ella tiene libertad de expresión y no era necesario que él la tirara al suelo", dijo.

Lo que dice el residente negro

Benet Embry, un residente negro de 43 años, vio las cosas de forma diferente.

Embry ha vivido en Craig Ranch, un fraccionamiento en McKinney, desde hace ocho años. Dice que es un lugar agradable, racialmente diverso, en el que la gente se lleva bien.

Dijo que cuando estaba en la piscina comunitaria, el viernes, llegó un montón de adolescentes, aunque el estricto reglamento de condóminos de Craig Ranch prohíbe que se lleven más de dos invitados a la alberca.

Los adolescentes se congregaron junto a la cerca y gritaron que los dejaran entrar. Algunos se saltaron la cerca, de acuerdo con Embry. Un guardia de seguridad trató de hacer que se fueran, pero lo superaban en número, así que el guardia llamó a la Policía.

"Déjenme repetirles que los vecinos del barrio no llamaron a la Policía porque esta fuera una fiesta de afroestadounidenses o lo que sea", dijo. "No fue una situación motivada por la raza… para nada. Esto se está exagerando totalmente".

Embry dijo que le molestó ver que el agente se arrodillara sobre la chica del bikini y que blandiera su arma frente a los otros adolescentes.

"Tal vez no esté de acuerdo con todo lo que el agente de policía hizo, pero creo que estaba tratando de restaurar el orden", dijo.

Funcionarios del ayuntamiento: Hemos recibido muestras de apoyo e inquietudes

Casebolt tomó un permiso administrativo mientras la policía investiga lo ocurrido.

El alcalde de McKinney, Brian Loughmiller, dijo que las autoridades del ayuntamiento están contactando a la comunidad.

"He recibido en general mensajes de apoyo a nuestros agentes y mensajes de preocupación por los actos de un agente en particular en el incidente", dijo. "Agradecemos su apoyo y compartimos sus preocupaciones".

El jefe de la Policía, Greg Conley, dijo a los reporteros que varias de las personas que llamaron dijeron que había una pelea en la alberca.

Las autoridades del sindicato de policías dijeron que tanto adolescentes como adultos estaban invadiendo una piscina privada y que recibieron reportes de vandalismo y peleas en la zona cuando los agentes respondieron al incidente.

"(La Orden Fraterna de Policías de) McKinney afirma que este incidente no tuvo motivos raciales", señaló el sindicato, "y puede afirmar sin lugar a dudas que ninguno de los miembros de la OFP de McKinney y (el Departamento de Policía de) McKinney mantiene el orden con base en prejuicios raciales".

Pero Brandon, el adolescente blanco que filmó el video, no lo cree.

"Simplemente los van a discriminar por ser negros", dijo. "¿Qué pasaría si hubiera sido tu hijo a quien arrojaron al piso? ¿Seguirías hablando de ellos igual?".

Nick Valencia reportó desde McKinney, Texas; Holly Yan reportó y escribió desde Atlanta. Con información de Ashley Fantz, Catherine E. Shoichet y Janet DiGiacomo.