CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Avión privado al estilo de Uber: servicio para súper ricos a solo clics de distancia

Por Miquel Ros

(CNNMoney) — He aquí el escenario: La reunión de negocios concluye en Boston y ahora se está desarrollando una situación urgente en Los Ángeles.

Una revisión rápida de los horarios de vuelos revela que hay un asiento de tarifa especial disponible en clase ejecutiva.

Sin embargo, el vuelo no sale sino hasta mañana a primera hora.

Pero, espera, hay otra opción. Un avión privado que sale cuando tú quieras que salga. Y además es más barato.

En serio.

A raíz de la conmoción que Uber ocasionó en el mercado de los taxis y del impacto que AirBnB tuvo en el alojamiento, la industria más exclusiva de todas, la aviación ejecutiva, pronto podría verse alterada de la misma forma.

Entonces, ¿eso significa que los viajeros habituales de negocios pronto podrían optar por aviones privados de bajo costo, de la misma forma en la que han optado por taxis más baratos y convenientes por toda la ciudad?

Algunos empresarios de la aviación piensan que así será.

Ellos están creando aplicaciones móviles sencillas y elegantes para optimizar la capacidad adicional en el mercado de los aviones privados y crear una experiencia de reservaciones sin problemas.

Obviamente, la aviación privada no va a estar disponible para las masas, pero ¿qué pasaría si este dominio exclusivo de los súper ricos está a punto de volverse accesible para quienes son simplemente prósperos, aquellos que hoy en día ocupan la sección frontal de la cabina en los aviones comerciales?

En lugar de llamar a un agente o ser copropietarios de un avión ejecutivo, estas nuevas aplicaciones permiten que los viajeros consigan un avión privado con solo unos clics y sin cuotas de membresía.

Los mercados en línea como Jetsmarter, Victor Aviation o Ubair dependen de complejos algoritmos predictivos para reunir datos de disponibilidad de aviones de cientos de operadores de aviones privados, y ofrecen cotizaciones en cuestión de segundos.

¿Más barato que conducir?

“Principalmente somos una compañía de datos y de alta tecnología”, dice Sergey Petrossov, el fundador de Jetsmarter, y añadió que la mayoría de los clientes de su compañía son recién llegados a la aviación ejecutiva.

Petrossov ve un futuro donde la industria de los aviones ejecutivos se desempeñe como el renovado mercado de taxis de Uber.

Él espera que las aplicaciones se vuelvan tan eficientes que los precios bajen hasta el punto en el que los aviones privados no solo ocupen el negocio de los operadores y aerolíneas tradicionales, sino incluso del transporte terrestre.

Flotas de pequeños aviones de hélice podrían hacer que las personas se aparten de los autos y viajen por vía aérea.

Richard Koe, director de la consultoría de inteligencia en el mercado de la aviación, WINGX, es más cauteloso.

Sí, algunos participantes están haciendo más eficiente el proceso de reservaciones, dice, pero eso podría no ser suficiente como para que los precios bajen a niveles que abrirán los vuelos privados a más personas.

Soluciones en cuanto a los recorridos sin pasajeros

Koe en cambio piensa que los participantes en línea podrían simplemente terminar quitándole el negocio a los agentes tradicionales en lugar de alterar la estructura de la industria.

Sin embargo, podrían ofrecer una solución eficiente al problema de los llamados recorridos sin pasajeros.

Estos suceden cuando los aviones privados vuelan sin pasajeros cuando los operadores los ubican de nuevo.

Según algunos cálculos de la industria, los recorridos sin pasajeros representan más de un tercio de todos los vuelos privados.

Jetsuite, un operador de aviones ligeros con sede en California, fue el primero en aplicar las ventas en línea con descuento de los recorridos sin pasajeros, y otros han hecho lo mismo.

Jetsmarter incluso ofrece recorridos sin pasajeros de forma gratuita para los clientes que se inscriban a su plan opcional de membresía.

Sin embargo, hay una gran desventaja.

La naturaleza rígida e impredecible de los recorridos sin pasajeros realmente no se adecúa a las necesidades de flexibilidad de quienes optarían por un avión privado.

Si bien ofrecer vuelos “sin pasajeros” con un buen descuento es un excelente material de mercadeo, solo una fracción de ellos en realidad se venden.

Debido a que los aviones alquilados bajo pedido siguen siendo el ingreso básico de los mercados de la aviación ejecutiva, es precisamente en esta área donde la digitalización puede hacer una diferencia al añadir capas adicionales de transparencia.

Esta es la razón por la que Victor Aviation, una compañía con sede en el Reino Unido que acaba de cerrar una ronda de financiamiento por 8 millones de dólares para ampliarse a Estados Unidos, ha decidido hacer de la transparencia su principal gancho de venta.

Normalmente, a los pasajeros que llaman a un agente se les da poca información acerca del avión que están contratando, nada sobre el tipo de avión, el operador o la comisión que se les cobrará, dice el fundador y director ejecutivo de Victor, Clive Jackson.

Al poner a disposición todos estos detalles a través de su sitio web y aplicación, Victor espera desarrollar relaciones con sus clientes a largo plazo y basadas en la confianza.

Vuelos ilimitados

Otros participantes están experimentando con nuevos modelos de fijación de precios.

JetMe ofrece una característica de subasta inversa en su sitio web y aplicación.

Los clientes ingresan el destino y las fechas de su vuelo en el sitio web o aplicación de JetMe y se les da una cotización tentativa con base en un análisis de los precios del mercado.

Luego se les da la opción de enviar su propia oferta.

El sistema de JetMe es lo suficientemente inteligente como para decirle a los usuarios qué probabilidades tiene su oferta de ser aceptada por los operadores de aviones, lo que les permite tomar una decisión más informada en cuanto a enviarla o no.

Surfair, con sede en California, y su equivalente en la Costa Este, Beacon, proponen un modelo de negocio totalmente diferente: una membresía de una sola cuota para los vuelos ilimitados.

Los miembros pagan una tarifa mensual (1.750 dólares para Surfair, 2.000 dólares para Beacon) que les permite volar cuantas veces sea posible en ciertas rutas.

Este modelo es más parecido al de las aerolíneas programadas que al de los operadores de aviones privados en alquiler, debido a que los vuelos se limitan a un número de rutas primarias y los pasajeros comparten el avión con otros viajeros.

Sin embargo, esto podría adecuarse a las necesidades de los viajeros sumamente frecuentes, quienes deben viajar entre dos ciudades determinadas, por ejemplo Nueva York y Boston, varias veces a la semana.

El director ejecutivo de Beacon, Wade Eyerly, afirma que esta forma de volar ha ayudado a cerrar varios acuerdos de negocios, ya que los vuelos brindan un lugar perfecto para el establecimiento de una red de contactos profesionales.

Aquellos a quienes no les importa compartir el vuelo con extraños también pueden usar BlackJet.

BlackJet, un servicio que inició en 2012 con el apoyo de algunas celebridades, recientemente ha sido reubicado como un mercado para adquirir asientos en aviones privados luego de pasar por un poco de turbulencia.

¿El ganador se lo lleva todo?

BlackJet permite que los miembros reserven asientos, con un descuento significativo, en los vuelos privados que ya han sido programados pero no van completamente llenos.

La limitante, como en el caso de los recorridos sin pasajeros, es que los viajeros dependen de que el avión esté disponible para su ruta y el horario de su elección.

Pere Suau-Sánchez, un profesor de manejo del transporte aéreo en la Universidad de Cranfield del Reino Unido, dice que esta compensación entre costo y flexibilidad, aunada al hecho de que muchas aerolíneas han estado ocupadas mejorando sus productos de primera clase y clase ejecutiva para mantener a sus clientes corporativos de primer nivel, podría ser un obstáculo considerable cuando de atraer a nuevos clientes se trata.

Entonces, ¿cuál de estos modelos prevalecerá?

¿Habrá un escenario de que el ganador se lo lleva todo o un mercado más fragmentado, donde cada participante atiende las necesidades de segmentos específicos del mercado?

Desconocemos la decisión.

Si lo que ocurrió con otras industrias luego de pasar al plano digital sirve de guía, podríamos ver un grado significativo de consolidación entre estos mercados, quizá donde los participantes más pequeños se mantengan firmes al atender a mercados nicho y ofrecer modelos de negocios distintos.

Hasta ahora, la democratización de los vuelos privados ha resultado ser esquiva y probablemente seguirá siendo una propuesta complicada.

Sin embargo, si solo uno de estos ambiciosos empresarios de la aviación logra su cometido, los súper ricos pronto podrían tener que empezar a buscar nuevos símbolos de estatus más irrefutables.

Miquel Ros es bloguero de aviación. Tiene experiencia como economista y ha trabajado para Flightglobal y Bloomberg. Actualmente, cubre temas de la industria de las aerolíneas a través de Allplane.tv y colabora con el sitio web de viajes de lujo Trovel y otros medios en línea.