El exgobernador de Florida, Jeb Bush, en un foro económico en el Orlando, el 2 de junio (Crédito: Joe Raedle/Getty Images)

Washington (CNN) – Durante su infructuosa primera campaña para convertirse en el gobernador de Florida, Jeb Bush insistió en que una alternativa frente a la asistencia social para las mujeres era "encontrar un esposo".

Los comentarios del precandidato presidencial para las elecciones de 2016 se produjeron en medio de una campaña, en 1994, y han vuelto para atormentarlo, particularmente ahora que busca impulsar una campaña inclusiva con el objetivo de ampliar el atractivo del Partido Republicano.

Ese año, Bush, con un estilo más estridente y en una era distinta en el debate sobre la reforma a la asistencia social, vio cómo los reporteros y su oponente tomaron un controvertido comentario que había hecho en julio. Bush dijo que el matrimonio es una de tres opciones que las mujeres tienen frente a la asistencia social.

"Si las personas tienen la capacidad mental y física para ir a trabajar, deberían poder hacerlo en un período de dos años. Deberían tener la capacidad de poner su vida en orden, encontrar un esposo, encontrar trabajo y otras alternativas en términos de caridad privada, o una combinación de las tres opciones", dijo Bush.

Los comentarios de Bush fueron divulgados ampliamente en aquel entonces, y de vez en cuando han surgido en la cobertura de su campaña presidencial desde entonces. Pero ellos han cobrado nueva importancia a raíz de informes de esta semana respecto a comentarios sociales igualmente controvertidos en un libro de 1995.

Bush intentó explicar el comentario de su libro en relación a que los padres solteros enfrentan menos vergüenza pública, durante una conferencia de prensa en Europa el jueves, al afirmar que él tenía la intención de enfocarse en los padres ausentes y que los hijos que nacen de padres solteros enfrentan "enormes desafíos".

"Desde la perspectiva de los niños, es un desafío enorme para las madres solteras y esto afecta las perspectivas, y limita la capacidad de que los niños vivan vidas con propósito y significado", dijo Bush.

En 1994, cuando el oponente republicano en las primarias, Jim Smith, criticó a Bush por esos comentarios en un anuncio de televisión, Bush no se echó para atrás en una conferencia de prensa en septiembre.

"La forma en la que obtienes asistencia social no es si tienes un esposo en casa, seamos honestos aquí", dijo.

"Los hombres no son la asistencia social; ese es el punto", dijo Bush. "Ese es el punto: los hombres no son el AFDC".

Esta fue una referencia a la Ayuda a Familias con Niños Dependientes (AFDC, por sus siglas en inglés) un programa federal de asistencia social que fue cancelado en 1996 y reemplazado por el programa más restrictivo de Asistencia Temporal para las Familias Necesitadas.

La negativa de Bush en aquel momento de retractarse de sus comentarios fue interpretada por los medios de Florida como una señal de que él esperaba que su postura lo ayudara en las primarias del Partido Republicano.

El comentario de Bush en relación a que los hombres no reciben los beneficios de la Ayuda a las Familias con Niños Dependientes no fue del todo correcto, le dijo un funcionario del Departamento de Salud y Servicios de Rehabilitación a The Palm Beach Post en aquel momento.

Un "pequeño porcentaje" del apoyo del programa va dirigido a los hombres, dijo el funcionario, y más o menos 5.000 de las familias que han recibido beneficios tenían al frente a un hombre y a una mujer, en comparación con un total de 250.000 familias que reciben los beneficios.

El comentario social de Bush sobre el matrimonio de la década de 1990 le ha ocasionado dolores de cabeza a su campaña en días recientes.

Un pasaje de su libro de 1995 "Profiles in Character" fue publicado en un artículo el martes. En él, Bush aseguraba que los nacimientos extramaritales eran ocasionados por padres solteros que ya no se sentían avergonzados ni ridiculizados.

"Una de las razones por las que más mujeres jóvenes dan a luz a bebés extramaritales y más hombres se alejan de sus obligaciones paternales es porque ya no existe un estigma vinculado a este comportamiento, no hay razón para sentir vergüenza", escribió.

"Muchos de estos hombres y mujeres jóvenes ven a su alrededor y ven que sus amigos participan en la misma conducta irresponsable. Sus padres y vecinos no han tenido éxito en vincular un sentido de escarnio con este comportamiento. Hubo una época en la que los vecinos y las comunidades desaprobaban los nacimientos extramaritales, y en la que la condena pública era suficiente estímulo como para que una persona tuviera cuidado", explica el exgobernador de Florida.

En otra sección, Bush escribió que la falta de padre es un buen indicio de una persona que al final contribuirá con "males sociales" y tendrá hijos extramaritales en el futuro.

"Para las jóvenes, existe un efecto correlacionado de la falta de padre que puede ser medido por la actividad sexual y por el índice de la maternidad fuera de un matrimonio. Estudios han demostrado que las chicas que crecen sin padre tienen un mayor riesgo no solo de resultar embarazadas en la adolescencia, sino también de divorciarse", escribió.