La opción de no someterse a una cirugía para apendicitis podría convertirse en la norma. (Crédito: Shutterstock).

(CNN) –  La cirugía para remover el apéndice, llamada apendicectomía, es el tratamiento al que acuden los pacientes con apendicitis y es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes en Estados Unidos.

Sin embargo, según una nueva investigación, para muchos pacientes que presentan un caso leve de apendicitis, los antibióticos podrían tomar el lugar de la cirugía.

Investigadores en Finlandia estudiaron a más de 500 adultos que había sufrido de una apendicitis sin complicaciones, lo que significa que sus apéndices no se habían perforado y que no tenían señales de infección o de otros problemas en su abdomen.

La mitad de los pacientes se sometieron a una apendicectomía –el procedimiento habitual– mientras que la otra mitad recibió una terapia intravenosa con antibióticos durante tres días, seguida con antibióticos en pastillas durante una semana.

Los investigadores encontraron que el 73% de los pacientes que tomó antibióticos se recuperó de la apendicitis y no necesitó cirugía al menos durante un año después.

El resto de los pacientes –quienes sufrieron otro caso de apendicitis y necesitaron una apendicectomía– no presentaron una mayor tasa de complicaciones que los pacientes que inicialmente se sometieron a una cirugía.

"Este es un cambio bastante radical en la línea de pensamiento, porque la apendicectomía ha sido el procedimiento que le ha servido bien a los pacientes durante más de 100 años", dijo la Dra. Paulina Salminen, una cirujana en el Hospital de la Universidad de Turku en Finlandia y autora principal del estudio, el cual fue publicado el martes en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés).

Un editorial que acompaña al estudio añadió: "ha llegado el momento de considerar abandonar la apendicectomía de rutina para los pacientes que presentan una apendicitis sin complicaciones".

Las conclusiones sugieren que para los pacientes con casos que no presentan complicaciones, quienes conforman alrededor del 80% de los pacientes diagnosticados con apendicitis, la cirugía puede no ser necesaria, dice Salminen.

Sin embargo, si el apéndice se ha perforado, los pacientes deben ser sometidos a la cirugía de emergencia porque pueden desarrollar infecciones mortales en el abdomen y solo los antibióticos no son suficientemente fuertes como para tratarlas, añadió.

Varios estudios anteriores han comparado la apendicectomía tratada con antibióticos, pero la mayoría de ellos ha confiado en el examen clínico para el diagnóstico de una apendicitis sin complicaciones.

El presente estudio se basó en la tomografía computarizada (TC), la cual es una manera más precisa para diagnosticar la enfermedad y asegurarse de que únicamente los pacientes con casos sencillos sean los que se estudien, dijo Salminen.

Sin embargo, tanto en el estudio actual como en un estudio del 2011 que también utilizó TCs, más de una cuarta parte de los pacientes que fueron tratados con antibióticos por sus casos bien diagnosticados como apendicitis sin complicaciones, sufrieron recaídas y terminaron necesitando cirugía.

En contraste, la tasa de fracaso fue de menos del 1% en el grupo que inicialmente fue sometido a una apendicectomía en el estudio actual. (Un paciente murió por enfermedad cardíaca en la semana posterior a la cirugía).

La alta tasa de fracaso en la terapia con antibióticos sugiere que no está listo para la clínica, dijo el doctor Curtis Wray, profesor asociado de cirugía en University of Texas Health Science Center en Houston. "Creo que necesitamos determinar quiénes son realmente los candidatos para este tipo de terapia no quirúrgica", dijo Wray.

Parte de la razón de la tasa de fracaso del 27% podría ser que los antibióticos no despejaron la obstrucción en el apéndice que fue la causa de la inflamación. Se necesitan más análisis para entender de qué manera difiere este grupo del otro 73% –quizás ellos tenían una apendicitis más avanzada– y poder así predecir quién podría no presentar una recuperación completa con el uso exclusivo de antibióticos, dijo Wray.

Si la terapia con antibióticos de hecho se convierte en una alternativa viable para la apendicectomía, esto probablemente conduciría a un gran ahorro de costos, dijo Wray. Alrededor de 300.000 apendicectomías son realizadas cada año en Estados Unidos. Aproximadamente 200.000 de ellas son casos sin complicaciones, muchas de las cuales podrían ser buenas opciones para el uso de antibióticos.

Sin embargo, como Wray señaló, puede tomar un poco de tiempo para que esta opción no quirúrgica sea aceptada por los pacientes, ya que la apendicectomía se considera el estándar de oro. Además, la apendicectomía laparoscópica es mínimamente invasiva y los pacientes suelen volver a casa el mismo día, agregó.

Sin embargo, Salminen dijo que la cirugía puede causar varios días de dolor y trabajo perdido, mientras que los pacientes probablemente no experimentarían dolor después de la terapia antibiótica y tendrían una recuperación más rápida.

Debido a que el estudio solo examinó a personas entre 18 y 60 años de edad, no está claro qué tan efectivo puede ser el tratamiento con antibiótico en niños, el grupo que representa la mayoría de los casos de apendicitis. Otros investigadores están planificando hacer un estudio similar en los niños, dijo Salminen.

Además, Salminen y sus colegas no incluyeron mujeres embarazadas en el estudio. "Realmente no se puede hacer una tomografía computarizada en las mujeres embarazadas, por lo que en realidad no puedes obtener el diagnóstico preciso, por lo que, para estar en el lado seguro, esos pacientes probablemente tengan que someterse a una apendicectomía", dijo.

A los pacientes del estudio que eran parte del grupo de los que se trataron con terapia intravenosa, se les dio ertapenem intravenoso una vez al día durante tres días, para luego prescribirles una semana de antibióticos de uso oral, levofloxacina y metronidazol.

Cada vez que tomes antibióticos, tienes que pensar en el riesgo de desarrollar resistencia al antibiótico (especialmente) porque los antibióticos usados aquí son de muy amplio espectro", dijo Salminen. Añadió que los estudios futuros deben investigar si las dosis bajas de antibióticos y el uso de antibióticos más específicos que pueden ser menos propensos a desarrollar resistencia, pudieran también ser efectivos en el tratamiento de la apendicitis.

"Este es un cambio bastante radical en la línea de pensamiento, porque la apendicectomía ha sido el procedimiento que le ha servido bien a los pacientes durante más de 100 años"

Dra. Paulina Salminen, cirujana del Hospital de la Universidad de Turku, Finlandia