CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Obispo sueco momificado guardaba un secreto: un feto escondido a sus pies

Por Susannah Cullinane

(CNN) — Investigadores suecos que estudian los restos momificados de un obispo del siglo XVII han hecho un descubrimiento inusual: un feto escondido a los pies del prominente clérigo.

Una tomografía computarizada de los restos del obispo Peder Winstrup reveló un feto de cuatro o cinco meses, indicaron los investigadores de la Universidad de Lund.

“Solo se puede especular respecto a si se trataba de uno de los parientes más cercanos de Winstrup, o sí alguien más tomó la oportunidad mientras preparaba el ataúd. Pero esperamos poder aclarar cualquier parentesco a través de una prueba de ADN”, dijo Per Karsten, director del Museo de Historia de la universidad.

El obispo Winstrup fue uno de los fundadores de la universidad y fue enterrado en la catedral de Lund un año después de su muerte en 1679, a la edad de 74 años.

La tomografía computarizada, llevada a cabo en diciembre de 2014, también demostró que Winstrup no había sido embalsamado de una manera tradicional, sino “simplemente fue secado de manera natural, con sus órganos internos intactos”, dijo la universidad en un comunicado.

“El buen estado del cuerpo parece ser el resultado de varios factores en combinación: un flujo de aire constante, el material vegetal del ataúd, un período prolongado de enfermedad que llevó a que el cuerpo adelgazara, la muerte y el entierro durante los meses de invierno de diciembre-enero y el clima general y las condiciones de temperatura en la catedral”, indicó.

“Ahora podemos observar que la momia de Winstrup es uno de los cuerpos mejor preservados de Europa en los años 1600, con un potencial de información muy en línea con el ofrecido por Otzi, el hombre de hielo, o las momias egipcias. Sus restos constituyen un archivo único de historial médico sobre las condiciones de vida y la salud de las personas que vivían en los años 1600″, dijo Karsten.

El escáner indicó que Winstrup probablemente estuvo postrado en cama durante un largo período de tiempo antes de su muerte y había sufrido de tuberculosis y neumonía.

El obispo también parece haber tenido una dieta rica; sus dientes con caries sugieren alimentos azucarados y cálculos biliares que podrían indicar un alto consumo de alimentos grasos.

Los investigadores ahora tienen planificado trasladar sus investigaciones al material de plantas y a los textiles en el ataúd.