Personas dejaron flores en la playa donde decenas de personas murieron el viernes pasado durante un ataque terrorista en Souuse, Túnez (Jeff J Mitchell/Getty Images).

(CNN) – La última vez que sus familiares tuvieron noticias de John Stocker y su esposa, Janet, la pareja estaba feliz en sus vacaciones en la playa de Túnez.

"La estaban pasando muy bien", dijo el hijo de Stocker, Mark. "Había un clima genial, simplemente relajante", añadió.

Eso fue el día antes del ataque terrorista del viernes en el que un hombre armado irrumpió en el hotel donde se hospedaban, el Hotel Riu Imperial Marhaba, mató al menos a 38 personas e hirió a docenas más.

Tres días después, Mark Stocker y el resto de la familia en Morden, al sureste de Inglaterra, siguen impacientes a la espera de recibir noticias sobre sus familiares.

"Es como si hubieran desaparecido", le dijo a CNN en el transcurso del fin de semana.

En un esfuerzo por ubicar a su padre y a su madrastra, él ha llamado al hotel para pedirle a los empleados que vean cómo se encuentran. Su equipaje, pasaportes y dinero aún estaban en la habitación, pero la pareja no se encontraba ahí.

Mark Stocker ha llamado a todos los hospitales en el área de Sousse, el pueblo donde ocurrió el ataque, pero no ha encontrado ningún rastro de sus familiares.

"¿Dónde pueden estar? Eso te lleva a una conclusión, pero no es la conclusión que quieres escuchar o creer", dijo.

La familia ha lanzado una campaña en redes sociales, utilizando la etiqueta #findjohnandjanetstocker (encuentren a John y a Janet Stocker), para tratar de obtener información sobre lo que les ocurrió.

El número de víctimas británicas probablemente aumentará

Quince de las personas que murieron en el ataque eran británicos, y se espera que esa cifra aumente, han dicho las autoridades del Reino Unido.

"Existe un número significativo de víctimas que no han sido identificadas de forma concluyente hasta este momento, y es altamente probable que una proporción considerable de ellos sean británicos", dijo el domingo el secretario del exterior británico, Philip Hammond, según Press Association.

El primer ministro de Túnez, Habib Essid, dijo que la mayoría de las personas que murieron eran ciudadanos británicos, seguidos por ciudadanos franceses y alemanes.

ISIS ha asumido la responsabilidad del ataque, pero no está claro si el grupo islamista, cuya sede se encuentra en Siria, desempeñó un papel directo en él.

Las personas que resultaron heridas en el tiroteo han descrito la aterradora escena cuando el hombre armado irrumpió en el hotel, y le disparó a turistas perplejos con su rifle de asalto.

Hammond dijo el domingo que el retraso en identificar a algunas de las víctimas se debía a que ellos "estaban vestidos para ir a la playa, y no portaban ningún carnet de identificación físicamente".

Algunos turistas permanecen en el hotel

En un intento por tranquilizar a los visitantes, Túnez ha aumentado la seguridad luego de la masacre en el hotel, la cual se produjo después de un mortal ataque con arma en un museo de la capital hace tres meses.

TUNISIA-UNREST-TOURISM

Las autoridades desplegarán más o menos a 1.000 oficiales de seguridad armados dentro y fuera de las áreas turísticas, dijo el ministerio de Turismo y Artesanías el domingo, de acuerdo con la agencia estatal de noticias TAP.

Miles de turistas han estado huyendo de Sousse desde el ataque, pero algunos vacacionistas han permanecido en el hotel en el corazón de la matanza.

Nathan, un visitante de Norwich, Inglaterra, le dijo a CNN que los empleos tunecinos dependen de que los turistas no se vayan.

"Es una atmósfera muy distinta a lo que fue; es muy escalofriante", dijo. "Pero lo que vamos a hacer es quedarnos aquí hasta que terminen nuestras vacaciones y luego nos iremos".

El domingo, una vocera de los hoteles Riu dijo que más o menos 40 turistas se quedaron en el Imperial Marhaba y que la compañía tiene la intención de mantener abierto el hotel.

Algunos huéspedes se asolean en áreas que aún están cubiertas de marcas de balas.

Muchos de los que se fueron se encontraban en un tour cuando ocurrió el ataque. Pero Folker Schumacher, un inspector fiscal de Stuttgart, Alemania, se encontraba en el mar. Él dijo que él y su esposa corrieron cuando los disparos provocaron un escándalo en la playa cercana.

El responsable del ataque no tenía vínculos conocidos con terroristas

ISIS ha publicado una foto del atacante, a quien las autoridades tunecinas han identificado como Saif Al-Deen Al Rezgui, de 24 años de edad, del pueblo de Gaafour, a más o menos 160 kilómetros al noreste de Sousse.

El ministerio del Interior de Túnez dijo en el transcurso del fin de semana que el atacante se especializó en sistemas electrónicos cuando estudió su maestría, y no tenía ninguna relación conocida con un grupo terrorista.

Ciudadanos tunecinos resultaron heridos en el ataque, pero ninguno perdió la vida, dijeron las autoridades, según TAP.

El sábado en la noche, un grupo grande de tunecinos acudieron al hotel en una muestra de unidad después de los ataques. Ellos vitorearon y cantaron, agitaron la bandera tunecina roja y blanca y encendieron velas en el lugar donde las docenas de víctimas habían sido asesinadas el día antes.