(CNNMoney) - Grecia está cayendo en espiral dentro de una crisis financiera y política cada vez más profunda que podría terminar convirtiéndolo en el primer país que colapse y quede fuera del euro.

Eso no significará el fin de la Unión Europea... después de todo, Grecia representa tan solo el 2% de la eurozona. Su economía tiene un valor aproximado de 200.000 millones de dólares, lo que la hace ligeramente más grande que la de Alabama, pero más pequeña que la de Oregón.

Entonces, ¿por qué llamó el presidente Obama el domingo a la Canciller alemana Angela Merkel para pedirle que trate de encontrar una solución, incluso a esta alturas del partido?

Aquí hay cinco razones por las que el destino de Grecia es importante:

1. El miedo a lo desconocido: ¿será este otro "momento Lehman"?

Los mercados alrededor del mundo recibieron una paliza el lunes en respuesta a los acontecimientos del fin de semana que han colocado a Grecia en camino hacia el incumplimiento de su enorme deuda pública y, finalmente, al abandono del euro, el escenario al que le han llamado 'Grexit' (la salida de Grecia de la Unión Europea).

Eso no se debe a que los inversionistas estén fuertemente expuestos a los activos griegos. De hecho, la mayor parte de la deuda de Grecia está ahora en manos de otros gobiernos e instituciones internacionales que son lo suficientemente fuertes como para hacerle frente a un incumplimiento. Algunos fondos de alto riesgo estadounidenses están invertidos en bancos griegos –y ya han tenido fuertes pérdidas– pero la mayoría de los bancos globales tienen relativamente poco en juego en el sistema financiero de Grecia.

Y aunque el lunes algunos países como España y Portugal vieron cómo subían los rendimientos de sus bonos del gobierno, el movimiento fue moderado.

Es el miedo a navegar por aguas desconocidas lo que está impulsando a los mercados. No todos los días un país se declara en quiebra. Una bancarrota griega sería la más grande en la historia, y probaría el cortafuegos del Banco Central Europeo (BCE) y de otras instituciones que lo han estado construyendo desde el 2012.

Algunos inversionistas pensarán en el 2008, cuando el colapso de Lehman Brothers marcó el pico de la crisis financiera. ¿Será que con Grecia vendrá otro "Momento Lehman"?

2. El mayor fracaso de Europa: ¿se irán otros países también?

Funcionarios griegos y europeos ahora intercambian acusaciones de chantaje, humillación, traición y mentira. Hasta acá llegó el atesorado compromiso de construir una "unión cada vez más cercana" del que habla el Tratado de Roma de 1957 sobre el que se estableció la Unión Europea.

"En una noche, Europa sufrió un gran golpe", dijo el lunes el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

En términos prácticos, una división permanente despedazaría las afirmaciones de Europa respecto a que el euro es irreversible. "Esta no es una palabra vacía ahora", dijo Mario Draghi en 2012 cuando prometió que el Banco Central Europeo haría "lo que fuera necesario" para preservar el euro.

Es difícil imaginar a otro país eligiendo seguir a Grecia al abismo económico, pero algunas de las economías más débiles de la eurozona podrían pagar el precio en costos financieros permanentemente mayores si se llega a materializar un 'Grexit', a pesar de los mejores esfuerzos del BCE.

3. Más dolor para los griegos

Grecia ya ha sufrido un enorme dolor. La economía se ha reducido un 25%, el desempleo se ha disparado a niveles sin precedentes y uno de cada dos jóvenes está sin trabajo.

Los sueldos y las pensiones han sido recortadas. Las tiendas están cerradas.

Pero se puede poner muchísimo peor antes de mejorar si Grecia deja el euro. Un nuevo dracma podría valer mucho menos que un euro –algunos analistas esperan una devaluación del 50%– lo que significaría que el costo de las importaciones se dispararía, haciendo que la inflación se remontara.

La catástrofe social podría ser mucho peor que lo que se ha visto en los primeros años de los programas de rescate de Grecia.

150622104749-stefanos-zouridakis-780x439

"Hablo tres idiomas y tengo un título en economía. Vender carteras de mujer no era mi sueño".

4. Caos en la zona

El riesgo de un estado fallido en el sureste de Europa es algo profundamente perturbador para muchos gobiernos.

Grecia está en primera fila en la lucha de Europa para tratar con el flujo de refugiados a través del Mediterráneo. Los emigrantes están huyendo de la guerra en Siria, Libia y otros lugares, y están llegando por miles al sur de Europa. En lo que va de este año, alrededor de 60.000 se han instalado en Grecia, lo que ha puesto mayor presión sobre este país.

5. El riesgo que enfrenta Rusia al perder Grecia

Grecia ha sido miembro de la OTAN desde 1952, pero también tiene vínculos comerciales, culturales y religiosos con Rusia.

Desde su elección en enero, el gobierno de izquierda del primer ministro Alexis Tsipras ha buscado desarrollar esa relación por medio de visitas al presidente Vladimir Putin y con la firma de un acuerdo para inaugurar un conducto ruso de gas a través de Grecia el próximo año.

Estados Unidos y Europa siguen tratando de ejercer presión sobre Putin por la crisis de Ucrania, y no les sería grato ver una relación más cálida entre Moscú y Atenas.

A principios de este año, el exasesor en seguridad nacional de Estados Unidos, Zbigniew Brzezinski, advirtió que Grecia podía frenar la habilidad de la OTAN para responder a una agresión rusa.