Los prisioneros que demandan parar el uso de este medicamento aseguran que el midazolam provoca sufrimiento prolongado en los condenados a muerte.

(CNN) - La Corte Suprema de Estados Unidos respaldó el uso de la controversial droga midazolam en inyecciones letales para las ejecuciones.

Tres prisioneros condenados a muerte — Richard E. Glossip, John M. Grant y Benjamin R. Cole — pidieron revisar el uso de la droga midazolam, argumentando que este fármaco violaba la prohibición de la octava enmienda sobre castigos crueles e inusuales ya que no genera "un profundo estado de coma, como pérdida del conocimiento".

Otro demandante de este caso, Charles F. Warner, fue condenado a muerte, aparentemente sin incidente, antes de que la corte aceptara revisar este caso.

El estado de Oklahoma usa una inyección intravenosa de midazolam para llevar al estado de inconsciencia, seguido de parálisis física para después usar una tercera droga para causar un infarto.

Pero Robin C. Konrad, un abogado de los prisioneros, dijo que el midazolam “nunca puede mantener la inconsciencia similar al coma profundo que es necesario para evitar que un prisionero sienta los efectos dolorosos de los otros dos fármacos”.

El fallo fue aprobado por 5 votos contra 4. En un comunicado en nombre de los que votaron en contra, el juez Stephen Breyer se preguntó si la pena de muerte viola la Constitución.

“En lugar de tratar de remendar las heridas legales de la pena de muerte, le pediría que nos contestemos una pregunta básica: si la pena de muerte viola la Constitución”, escribió Breyer.

Seis estados — Alabama, Arizona, Florida, Louisiana, Oklahoma y Virginia — tienen el midazolam como una de las opciones para usar los protocolos de inyecciones letales.