CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Los 5 destinos de viajes para los ‘millennials’ curiosos

Por Ben Rooney

(CNNMoney) — Los ‘millennials’ ahora podrían no tener mucho dinero para gastar, pero crecieron durante el auge económico de los noventa. Muchos ya han visitado populares destinos internacionales como París y Roma. Quieren viajar a lugares “poco conocidos” que alimenten su curiosidad, y que se ajusten a su presupuesto.

Taipéi

Cada vez más, Taipéi está apareciendo en muchos radares, al igual que otras ciudades asiáticas como Seúl, Macao y Manila, según una encuesta realizada por la compañía de viajes en línea, Hipmunk.

Con su reluciente horizonte y animados mercados nocturnos, Taipéi tiene muchas de las atracciones que se encuentran a lo largo de ciudades asiáticas más grandes, tales como Tokio y Hong Kong, pero sin las aglomeraciones y ritmo frenético.

Taipéi tiene una rica cultura que combina influencias chinas, japonesas y occidentales. La ciudad de 2,5 millones es conocida por su gastronomía, especialmente sus bocadillos callejeros.

Una excursión popular es la que se realiza hacia el antiguo pueblo minero de Jiufen, en la imagen. Se encuentra a solo un breve recorrido en tren desde Taipéi y es famoso por sus vistas al océano, al igual que por los serpenteantes caminos y las casas de té.

Kuala Lumpur

La capital de Malasia es el crisol de la cultura asiática.

Kuala Lumpur, o KL, como la llaman los lugareños, es el hogar de coloridas mezquitas y templos que reflejan la diversa mezcla de las comunidades malayas, chinas e indias. La ciudad es el lugar indicado para probar comida llena de sabor que toma elementos de todas estas culturas distintas.

También es una metrópolis moderna que cuenta con las famosas torres Petronas de vidrio y acero, conocidas por estar entre los edificios más altos del mundo.

La Habana

La Habana encabeza la lista para muchos de los ‘millennials’.

La capital cubana aún no está del todo abierta al turismo estadounidense. Pero La Habana tiene muchos de los elementos que los ‘millennials’ buscan en un destino para irse de vacaciones: una experiencia cultural única que ha sido zona prohibida para los turistas estadounidenses durante 50 años.

La nación insular de 11,2 habitantes es famosa en todo el mundo por sus cigarros, música y política. La ciudad que creó el Buena Vista Social Club ha permanecido en gran medida aislada del mundo moderno, lo que hace que sea difícil de resistir para cierto tipo de viajero.

Se están preparando vuelos directos desde varias ciudades estadounidenses, y las personas ahora pueden ir a La Habana por razones específicas, como un viaje de negocios o una visita familiar. Se espera que otras restricciones sean levantadas pronto. Las compañías estadounidenses de turismo están impacientes por incursionar en este nuevo mercado. Airbnb, por ejemplo, ya tiene más de 1.000 anfitriones en la isla del Caribe.

Cartagena

Cartagena no es el destino de tus padres para pasar unas vacaciones caribeñas.

La ciudad portuaria de Colombia tiene el clima tropical y las playas de una ciudad turística tradicional, pero ahí es donde terminan las similitudes.

Cartagena es mejor conocida por su ciudad amurallada, la cual cuenta con calles de piedra y edificios de la época colonial cubiertos de buganvilias.

Colombia ha estado disfrutando de una recuperación en el turismo en los últimos años a medida que ha mejorado la situación de seguridad.

Dubái

Dubái es un lugar popular para los ‘millennials’, a quienes les interesa lo desmesurado en cuanto a arquitectura y experiencias.

El emirato rico en petróleo cuenta con el rascacielos más grande del mundo, el Burj Khalifa, y una isla artificial con la forma de la copa de una palmera.

Dubái también es el hogar del Burj Al Arab, el cual se promociona como el único hotel siete estrellas del mundo. Este hotel de 56 pisos fue construido para parecerse a la vela de un barco y se sitúa en una isla artificial conectada a tierra firme por un puente privado, o por helicóptero.