CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Llegó el momento de la verdad para Grecia

Por Mark Thompson

(CNN) – Después de años de vivir con dinero prestado y pagar el precio con una despiadada austeridad, los griegos votarán este domingo por más de lo mismo (más o menos) o por una ruptura con Europa que podría dar lugar al desastre.

Ambas partes llevaron a cabo grandes protestas en Atenas el viernes por la noche; hubo un aproximado de 20.000 personas en la manifestación del “sí” y más o menos el mismo número en una concentración cercana para quienes apoyan el “no”.

Ocurrieron enfrentamientos dispersos entre la policía y los manifestantes jóvenes antes de la protesta del “no”, y los policías utilizaron gas pimienta para impedir que los manifestantes lanzaran rocas y destruyeran propiedades frente al edificio del parlamento, según informes.

A los votantes se les pedirá que den su veredicto sobre un plan de rescate financiero preliminar que el gobierno griego ha rechazado, y Europa ha permitido que venza.

Pero el referéndum se trata de mucho más que eso.

El primer ministro Alexis Tsipras está exhortando a los griegos a votar por el “no” a fin de darle más poder en las pláticas con los acreedores. Él quiere un plan de rescate más grande con términos menos desagradables, y que se cancele una parte de la deuda.

Los líderes europeos dicen que votar por el “no” destruiría la base de las conversaciones, y pondría a Grecia en una vía rápida para salir del euro. El daño para el país sería enorme.

No obstante, votar por el “sí” podría permitir que se reanudaran las negociaciones, pero Europa y el Fondo Monetario Internacional podrían exigir condiciones incluso más fuertes para tener más efectivo.

Se trata de una decisión terrible, y una que ha dividido a Grecia por la mitad.

Las encuestas de opinión sugieren que el resultado del referéndum está demasiado reñido.

Cansados por años de reducciones a los salarios y pensiones, muchos griegos dicen que ya ha sido suficiente. Ellos preferirían retomar el control al salir de la zona del euro y regresar al dracma.

La enorme devaluación y el empobrecimiento que eso implica aterra a otros. Ellos quieren que Grecia mantenga el euro, y permanezca firmemente arraigada en la Unión Europea, incluso si esto significa mayores sacrificios.

De cualquier forma, algo tiene que cambiar pronto.

Grecia está a punto de caer en la quiebra, y la economía gradualmente se está estancando. Sus líneas de crédito con el FMI y Europa han colapsado.

Los bancos han estado cerrados durante toda la semana, y los retiros en cajeros electrónicos se limitan a 60 euros por día. En la práctica, una escasez de billetes de 20 euros significa que algunas personas solo pueden sacar 50 euros.

Los bancos no podrán reabrir el martes como estaba previsto a no ser que el Banco Central Europeo reanude los préstamos de emergencia, algo inconcebible sin un compromiso inequívoco por parte del gobierno griego para hacer reformas.

Algunos servicios esenciales también están empezando a verse afectados.

El Dr. Theo Ginnaros, director del hospital Elpis en Atenas, le dijo a CNN que los suministros de medicinas y alimentos básicos estaban escaseando.

Muchos alrededor del mundo le prestarán atención a la votación del domingo. Hasta ahora, los mercados han aceptado la crisis que ha ido en aumento, pero si Grecia busca salir del euro, ellos se encontrarán en territorio desconocido.

La perspectiva de un estado fallido al sureste de Europa preocupa a los legisladores desde Bruselas hasta Washington. Grecia es miembro de la OTAN, pero ha estado coqueteando con Rusia. Y es la puerta a Europa para muchos inmigrantes que huyen de la guerra, el terrorismo y la pobreza en Medio Oriente y África.

Isa Soares y Zahra Ullah en Atenas, e Ivana Kottasova en Londres contribuyeron con este artículo.