CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Conoce a un inmigrante: ¿De verdad me ves como un violador y narcotraficante?

Por Gabriela Frías

(CNN Español) —  Pensando en los comentarios de Donald Trump contra los mexicanos, un hijo de inmigrantes decidió realizar un experimento social que sorprendió a muchos en una playa de Los Ángeles.


Sergio Mejía se vistió de naranja, como un preso, y frente a él puso un letrero que decía: “Conoce a un inmigrante. ¿De verdad me ves como un violador y narcotraficante?”. Con una mano extendida invitando a la gente a que lo saludara, y con los ojos vendados, estuvo en ese lugar durante tres horas.

Algunos se acercaron. Otros se limitaron a verlo desde lejos.

Mejía, nacido en California, hizo esto después de que escuchó los comentarios de Trump sobre los mexicanos.

“Lo primero que se me vino a la mente fueron mis padres, dos inmigrantes. No es cierto que sean criminales, eso no es así”, dijo Mejía.

El joven de 20 años dedicó su video a su padre, quien fue deportado hace 10 años.

“Desde ese entonces no lo vemos. Cuando él se fue mi mamá tuvo que criar sola a cinco hijos y todos los días vivía con el temor a que también la iban a deportar y nos iban a separar”, añade.

Las reacciones de las personas al experimento de Mejía quedaron consignadas en el video de YouTube.

“Muchos me daban la mano. Había gente que lloraba conmigo, me abrazaban, me agradecían por hacer esto. Pero también había quienes de lejos me gritaban que a nadie le importaba eso, que éramos inmigrantes y deberíamos regresar a nuestro país”, relata el joven.

“Si tuviera a Trump al frente le diría que todos tenemos problemas, pero que este país es bello porque no es de nadie; es por y para la gente que tiene sed de cambio y hambre por un nuevo comienzo. Soy hijo de inmigrantes y ellos, al igual que otros millones, solo deberían ser juzgados por sus intenciones de mejorarse a sí mismos y a este país”, concluye Mejía.