(CNN Español) - Uno de los momentos más simpáticos del discurso del papa Francisco ante los movimientos populares bolivianos en Santa Cruz este jueves fue su cierre, en el que volvió a pedir oraciones por él, pero agregó que, si alguno que no puede rezar... "que me mande buena onda".