Katherine Archuleta, directora de la oficina de Personal del gobierno de EE.UU. anunció su renuncia este viernes. (Crédito: BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - La directora de la Oficina de Administración de Personal del Gobierno de Estados Unidos (OPM, por sus siglas en inglés), Katherine Archuleta, presentó su renuncia, dimisión que fue aceptada este viernes por el presidente Barack Obama.

Esta dependencia, adscrita a la Casa Blanca, es responsable de la fuerza laboral a nivel federal.

Archuleta, una de las hispanas de mayor rango en el gobierno y que ocupaba el cargo desde 2013, había rechazado hasta ahora los pedidos legisladores republicanos, incluido el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner.

¿Y por qué se va? La funcionaria anunció este jueves al Congreso que, contrario a lo informado previamente, la intrusión cibernética a las bases de datos del gobierno habría comprometido los registros de por lo menos 22 millones de personas que, o trabajaron en el gobierno o solicitaron una autorización de seguridad para poder trabajar en diversos programas federales.

Las sospechas de los investigadores apuntan a piratas cibernéticos chinos, que habrían obtenido información clave como fechas de nacimiento, número de seguridad social (el equivalente en cierta medida a la cédula de identidad de otros países), direcciones, entre otros datos, de los 21 millones de personas.

Según el testimonio de Archuleta en el Congreso, no se han detectado casos de fraude a partir de la información robada.

El gobierno federal ofreció a los afectados protección a su información crediticia, pero ha habido quejas sobre el manejo del proceso por parte de la OPM, concretamente la notificación a los afectados.

Y aunque en un principio hubo dudas sobre la selección de Archuleta para el cargo, hasta sus críticos reconocen que implementó cambios que llevaron a que fuera descubierta la intrusión cibernética, que ocurrió mucho antes de su llegada, pero que ahora le cuesta su extensa y exitosa carrera en el gobierno federal.

Además de su experiencia en el gobierno en dependencias como el Departamento de Trabajo, Archuleta fue directora política de la campaña de relección del presidente Obama,