Imagen de archivo. Joaquín Guzmán cuando fue recapturado en 2014. (Crédito: RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images).

Nota del editor: Esta nota fue publicada el 10 de septiembre de 2010 y fue actualizada tras el anuncio de autoridades sobre la fuga del jefe del cártel de Sinaloa del penal el Altiplano.

CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — El narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán tiene una gran capacidad para hacer negocios y tejer alianzas, al grado de que podría ser el director general de una empresa multinacional que manejara abogados en vez de sicarios, como lo hace su organización criminal.

Así describió en 2010 el periodista británico-estadounidense Malcolm Beith al líder del cártel de Sinaloa —capturado en Mazatlán, Sinaloa, este sábado por fuerzas federales—, por quien el Departamento de Estado de Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares.

Beith, quien ha trabajado en medios como Newsweek, Foreign Policy yThe News, publicó en septiembre de 2010 su libro The Last Narco: Hunting 'El Chapo', The World's Most Wanted Drug Lord (El último narco: cazando a 'El Chapo', el capo más buscado del mundo), en el que hizo un recuento de las actividades ilegales de Joaquín Guzmán y dibujó rasgos de su forma de ser.

"Quise hacer un perfil de El Chapo, plasmar un poco de su personalidad… es un hombre muy inteligente, muy calculador, que en otro universo podría haber sido el CEO (director general) de una empresa multinacional que usara abogados en vez de sicarios", comentó el autor en entrevista.

Vía telefónica desde Estados Unidos, afirmó entonces que en su investigación obtuvo testimonios de casos de corrupción, que incluyen a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

"Encontré alegaciones de autoridades mexicanas que dicen que la DEA ayudó a El Chapo Guzmán a escapar de la cárcel", comentó.

El exfuncionario que hizo esas declaraciones fue Samuel González Ruiz, extitular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), aunque fuentes de la agencia estadounidense lo negaron.

El Chapo Guzmán, de 56 años, se fugó del penal de Puente Grande, en el estado de Jalisco, en enero de 2001. Para salir de la cárcel contó con la ayuda de un guardia, quien lo escondió en un carro de lavandería.

La fuga ocurrió durante del gobierno de Vicente Fox, que ocupó la Presidencia mexicana entre 2000 y 2006.

Beith aseguró que actualmente "el narcotráfico en México está muy desorganizado" y que hay una ruptura y fuertes enfrentamientos entre los cárteles. Según el gobierno de Enrique Peña Nieto, desde diciembre de 2006 a diciembre de 2012, en el mandato de Felipe Calderón, más de 70,000 personas murieron en acciones derivadas de la delincuencia.

ARTICULO COMPLETO EN CNNMEXICO.COM