CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Negocios

Adivina qué compañía ahora ofrece vacaciones ilimitadas pagadas

Por Jeanne Sahadi

(CNNMoney) — Las políticas de vacaciones ilimitadas no solo aplican para las empresas nuevas. Una de las empresas más grandes de Estados Unidos también está tomando una posición más liberal en cuanto a las vacaciones de sus empleados.

Este año, General Electric (GE) comenzó a ofrecer lo que llama un «enfoque permisivo» de vacaciones pagadas.

Bajo la nueva política de la empresa, ya no existirá ningún límite establecido en cuanto al número de días de vacaciones, días por enfermedad y permisos personales que los ejecutivos y los que están en la denominada banda profesional de alto nivel pueden tomar.

La idea: ellos pueden tomar un tiempo cuando lo necesiten, suponiendo que han terminado su trabajo y han recibido la aprobación de sus gerentes.

La nueva política actualmente aplica a 30.000 empleados de GE; es decir, 43% de su fuerza laboral asalariada en Estados Unidos.

Relacionado: Branson ofrece a nuevos papás un año de permiso con salario pagado

publicidad

La medida es parte de un cambio cultural más amplio en GE, el cual reconoce que puede ser más exitoso cuando se confía y capacita a sus empleados, de acuerdo con Cara Hume, un líder de recursos humanos del sector de energía y agua de GE.

La compañía ya no llevará un registro de los días que los empleados toman, aunque es posible que algunos de ellos tendrán que reportar sus ausencias para ciertos propósitos relacionados con el trabajo, pero que no están relacionados con el registro de recursos humanos.

Solamente el 2% de los empleadores ofrecen políticas de vacaciones ilimitadas con goce de sueldo para sus trabajadores, según un reciente estudio realizado por la Sociedad para la Gestión de los Recursos Humanos.

A la fecha, el beneficio ha sido ofrecido en su mayoría por empresas más pequeñas y empresas nuevas. Sin embargo, GE —la cual cuenta con 307.000 empleados a nivel mundial— los aventaja en tamaño y nivel de importancia.

El año pasado, Richard Branson de Virgin Group causó problemas cuando anunció que le ofrecería a un pequeño grupo de empleados de Virgin una política de vacaciones ilimitadas. Su cita relacionada con el dinero: «Si trabajar de nueve a cinco horas ya no aplica, entonces ¿por qué deberían continuar las estrictas políticas (de vacaciones) anuales?»

Tribune Publishing, propietaria del Chicago Tribune y Los Angeles Times, trató de adoptar un enfoque similar para sus empleados asalariados, pero revirtió su decisión cuando la idea enfrentó una fuerte resistencia.

Una de las razones por la que la medida no puede ser popular en algunas empresas: los empleados que tienen días de vacaciones acumulados de años anteriores posiblemente no reciban pago por las mismas en caso que dejen la empresa.

Sin embargo, en el caso de las empresas que ya tenían una política en la que si no usaban sus días de vacaciones los perdían, eso no sería un problema.

Las políticas de vacaciones ilimitadas podrían ser una gran herramienta de reclutamiento y retención para los empleadores.

Además, podrían beneficiar a los empleados si realmente se sienten libres de aprovecharlas sin tener que preocuparse de que sean considerados como personas que «abusan» del privilegio. Después de todo, si el jefe te lo está ofreciendo, la definición de «abuso» podría ser limitada.

Algunos expertos en el ámbito laboral han expresado su preocupación en cuanto a que los empleados de algunas empresas podrían terminar tomando menos tiempo de vacaciones del que tomarían si se les asignara un determinado número de días, ya que no existen parámetros de cuánto está bien tomar.

Sin embargo, las políticas de vacaciones ilimitadas es algo relativamente nuevo y es difícil medir el impacto de las mismas si las compañías no llevan un registro de los días que se han tomado.

Muchas encuestas muestran que bajo las políticas de vacaciones tradicionales, los estadounidenses por lo general no toman todos los días de vacaciones a los que tienen derecho y por lo general siguen en contacto con la oficina cuando toman su tiempo libre.