(CNN)– Jessica Zhang, una estudiante china de 21 años y originaria de la provincia de Jiangsu, dice que su inglés no era lo suficientemente bueno como para llenar el formulario de admisión para ir a una universidad estadounidense.

Así que sus padres les pagaron 4.500 dólares a tres asesores para que llenaran la solicitud, escribieran su ensayo personal y redactaran las cartas de recomendación de los maestros.

Ellos también hicieron los arreglos de su visa y contactaron a sus posibles universidades, ocho de las cuales están calificadas entre 40 y 100, según la clasificación del U.S. News & World Report College.

"Eso habría sido demasiado difícil si hubiera realizado el proceso de solicitud de ingreso por mí misma", dice Zhang, el cual no es su verdadero nombre.

En agosto, ella iniciará su carrera universitaria con un plan de estudios abierto en una universidad del medio oeste de Estados Unidos. Dice que desconoce si su solicitud podría ser considerada fraudulenta y si incluso la podrían expulsar por ello.

Área gris

Debido a la promesa de contar con un inglés fluido, una educación universitaria en Estados Unidos es cada vez más atractiva para muchos estudiantes y empleadores. Y dado que los ingresos de los chinos aumentan, esta es más asequible para los padres.

Recurrir a los servicios de agentes o consultores para solicitar admisión a una universidad ha sido una práctica común desde que las universidades y escuelas profesionales empezaron a reclutar ampliamente en China desde hace casi ocho años.

En muchos casos, ofrecen una gran ayuda y asesoramiento a los estudiantes chinos y a sus padres, quienes sabían muy poco sobre cómo manejar las complejidades de la admisión universitaria en Estados Unidos, dice Yu Huiming, un asesor educativo independiente.

En China, la admisión está basada en un único examen... a muchos les desconcierta el hecho de que les pidan actividades extracurriculares y Yu dice que la mayoría de los profesores chinos de la escuela secundaria no tienen la capacidad de escribir cartas de recomendación en inglés.

"En el caso de los estudiantes de secundaria promedio, si sus padres no conocen el proceso de solicitud de admisión universitaria, necesitan la ayuda de un tercero", dice él.

El Instituto Internacional de Educación dice que los estudiantes chinos representan casi uno de cada tres estudiantes internacionales en los campus estadounidenses.

Sin embargo, cada vez existen más preocupaciones en relación a que estas agencias —muchas no reguladas— estén yendo mucho más allá de proporcionar una ayuda.

Un enorme problema

Eddie West, director de iniciativas internacionales de la Asociación Nacional para la Consejería sobre Admisión Universitaria (NACAC, por sus siglas en inglés), dice que el fraude relacionado con la educación superior es una "gran preocupación" para muchos funcionarios de admisión.

"Es un enorme problema. Entender el verdadero alcance de la actividad es intrínsecamente difícil debido a que es clandestino, dice él... aunque señala que el fraude no se limita a China.

New Oriental Vision Overseas Consulting, una de las agencias educativas mejor conocidas en China y que fue usada por Zhang, dice en su página web que los estudiantes deben escribir sus propios ensayos personales.

Sin embargo, Zhang insiste en que nunca le mencionaron eso durante las conversaciones que tuvo con tres de sus consultores, quienes prometieron devolverle el dinero si ella no lograba ingresar a alguna de las universidades.

“De hecho me sentí culpable, pero todos mis amigos hicieron lo mismo”, dice ella.

New Oriental Vision, la cual está registrada en el Ministerio de Educación de China, inicialmente aceptó una entrevista con CNN, pero posteriormente la canceló diciendo que nadie estaba disponible.

'Soy un escritor fantasma'

Marc, un nativo angloparlante que vive en Beijing, era escritor del mercado negro de solicitudes falsas y ayudaba a docenas de jóvenes estudiantes chinos como Zhang a entrar a las universidades estadounidenses.

Durante un año, él escribió ensayos personales basados en una serie de preguntas y respuestas que le daba el agente educativo, a quien nunca conoció en persona. Dijo que le pagaban 100 dólares por cada 1.000 palabras de ensayo y que ha escrito más de 40.

Marc, el cual no es su verdadero nombre, renunció a trabajar como subcontratista cuando ya no necesitó el dinero extra.

"Nunca te sientes bien haciendo eso, desde el principio supe que estaba mal", dijo él.

¿Se cuenta con las regulaciones suficientes?

El Beijing Overseas Study Service (BOSSA), el cual fue fundado para "apoyar la excelencia y los estándares profesionales" entre los asesores de educación en el extranjero, dice que está consciente del problema de las solicitudes falsas.

Jon Santangelo, Director de Comunicaciones de BOSSA, le dijo a CNN que la organización ha establecido un centro de autentificación para ayudar a las instituciones extranjeras a verificar la documentación de los estudiantes chinos.

Sin embargo, dijo que "no puedes ir a todas las oficinas de asesoría e investigar cuáles son los servicios que están ofreciendo".

Existen más de 400 empresas de asesoría educativa que han sido autorizadas por el Ministerio de Educación de China, mientras que otras miles no tienen licencia, de acuerdo con BOSSA.

Una encuesta informal que CNN le hizo a media docena de estudiantes encontró que sus padres pagaron entre 3.000 a 40.000 dólares a agentes que prometen lograr que sus hijos ingresen a universidades y escuelas profesionales en el extranjero.

Mientras más alta es la calificación de la universidad en el U.S. News & World Report, mayor es el costo.

Preocupaciones reales

La Universidad del Sur de California, la cual contaba con más de 4.000 estudiantes chinos inscritos en el año escolar 2014, dice que las preocupaciones sobre las aplicaciones falsas procedentes de China son "muy reales".

Timoteo Brunold, decano de admisiones de la universidad, dice que los estudiantes chinos deben entender que cualquier persona que les promete admisión a una universidad estadounidense específica no está ofreciendo un servicio legítimo.

"Ellos están tratando de jugar con nuestro sistema y socavar nuestros intentos por seleccionar a los estudiantes que se ajustan mejor a nuestra institución".

Brunold dice que la universidad utiliza diversos métodos para medir la "veracidad y autenticidad de los ensayos presentados por los estudiantes" y que si descubren que alguno de los posibles estudiantes ha hecho trampa le negarán el ingreso, mientras que a los estudiantes actuales por lo general los expulsan.

Dice que "todo el tiempo" encuentran solicitudes fraudulentas y no solo de solicitantes de China.

Campaña de reclutamiento

Durante la crisis financiera que ocurrió a finales de la última década, las inscripciones en las escuelas públicas de Estados Unidos disminuyeron.

Dado los recortes presupuestarios, las oficinas de admisiones estaban bajo presión y tanto las escuelas como las universidades de Estados Unidos comenzaron a reclutar en gran medida a estudiantes internacionales... principalmente a estudiantes universitarios chinos, explica Peggy Blumenthal, asesora senior del presidente del Instituto Internacional de Educación.

Debido principalmente a la rápida expansión de la clase media de China, ellos tienen la capacidad de pagar la matrícula completa, dicen los expertos. En el 2013, los estudiantes chinos aportaron un estimado de 8.000 millones de dólares a la economía de Estados Unidos, según el Instituto Internacional de Educación.

Aunque Blumenthal entiende la razón por la que las familias chinas acuden a los agentes, ella dice que no es necesario.

Ellos pueden encontrar información gratuita sobre las escuelas profesionales y universidades de Estados Unidos en EducationUSA, un sitio web oficial de recursos que es financiado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y que ofrece a los estudiantes la información adecuada que necesitan para hacer la solicitud.

"Un estudiante que es lo suficientemente inteligente como para ir a Estados Unidos e ingresar a la universidad es lo suficientemente inteligente como para manejar el proceso de admisión por sí mismo", dice Blumenthal.

Lo que enfrentan los campus

Algunos estudiantes que han recurrido a las cuestionables agencias de admisión de China para lograr ingresar a la universidad, enfrentan dificultades una vez llegan al campus.

Andrew Hang Chen, el funcionario principal de desarrollo de WholeRen Education, la cual ofrece asesoramiento sobre admisiones universitarias, traslados y asesoramiento académico, dice que alrededor de 8.000 estudiantes han sido expulsados ​​de las universidades de Estados Unidos desde el 2013... un pequeño porcentaje de los más de 270.000 estudiantes chinos que estudian en Estados Unidos.

Algunos de esos estudiantes chinos han buscado la ayuda de su agencia asesora y la mayoría de ellos se encuentran condicionados o han sido expulsados debido a malas calificaciones o deshonestidad académica. Otros han sido expulsados por falsificar documentos de solicitud o porque se descubrió que le pidieron a una persona que hablaba mejor inglés que tomara el examen TOEFL, el cual mide su competencia en el idioma inglés.

"Queremos que los padres y los estudiantes chinos sepan que es un gran problema el hecho de que muchos de los estudiantes chinos no tienen éxito académicamente en Estados Unidos", dice Chen.

"No puedes hacer que las agencias los hagan ver bien o incluso falsifiquen la documentación antes de enviarla al extranjero. Ellos necesitan mucha orientación".

Mientras se prepara para la vida universitaria en Estados Unidos, Jessica Zhang dice que está ansiosa y emocionada.

Recientemente escuchó que le harán una prueba de inglés cuando llegue al campus.

Si no gana las cuatro partes, tendrá que tomar clases adicionales del idioma, lo que retrasará su graduación.

"Temo que la prueba mostrará realmente quién soy", dice.

Shen Lu informó desde Beijing. Katie Hunt informó y escribió desde Hong Kong. Evonne Liu y William Wang, contribuyeron con este reportaje.