(CNNMoney) - Esta es la incómoda realidad: el acuerdo con el que se terminó quedando Grecia es mucho más severo que el que había estado rechazando durante meses.

El gobierno griego ha cedido ante la presión de sus acreedores. Firmó un acuerdo en el que aceptó reformas económicas más rígidas a cambio de un nuevo rescate por un valor entre 82.000 y 86.000 millones de euros, o hasta 96.000 millones de dólares.

Pero las cosas no han cambiado mucho para los griegos. Los bancos siguen cerrados y continuarán así por lo menos hasta el miércoles. El país aún sigue al borde del colapso económico. Su futuro dentro de la eurozona sigue siendo incierto.

Aún falta mucho por hacer antes de obtener cualquier dinero de rescate real.

¿Cuáles son las siguientes medidas políticas?

La cumbre que duró toda la noche llegó a un acuerdo, pero se necesitan más aprobaciones. El acuerdo es el primer paso en un proceso que posiblemente llevará semanas.

Primero se deben tomar decisiones políticas claves en toda Europa.

Grecia tiene que aprobar rápidamente una serie de nuevas leyes. El Primer Ministro, Alexis Tsipras, tiene hasta el miércoles para convencer al Parlamento a fin de que apruebe las primeras, incluyendo recortes en las pensiones e incremento de los impuestos.

Suponiendo que eso ocurra, los legisladores griegos tienen otra semana, hasta el 22 de julio, para aprobar otra serie de reformas económicas. Estas incluyen adoptar las normas de la Unión Europea en cuanto a cómo manejar los bancos en crisis y llevar a cabo una reforma importante para hacer que los tribunales civiles de Grecia sean más rápidos y eficientes.

Mientras tanto, el acuerdo debe ser aprobado por parlamentos nacionales de otros países de la eurozona, entre ellos Alemania, Finlandia y Portugal.

¿Cuándo empezará Grecia a recibir el dinero del rescate?

Grecia está tan cerca del colapso que necesita recibir un poco de ayuda financiera lo antes posible.

Los ministros de finanzas de la eurozona ya están trabajando para encontrar un plan de "financiación puente"... el efectivo que Grecia necesita para hacer sus pagos urgentes. Grecia incumplió con el pago de 456 millones de euros que tenía que hacerle al FMI el lunes, haciendo que el total adeudado al FMI ascienda a 2.000 millones de euros.

En el documento acordado el lunes por la mañana se calcula que Grecia necesita 7.000 millones de euros para el próximo lunes (20 de julio) y otros 5.000 millones de euros en agosto. Ese dinero se obtendría del fondo de rescate europeo.

Además, se debe tomar una decisión en cuanto a cuándo reanudar las operaciones de los bancos. El Banco Central Europeo, el cual los ha estado apoyando durante meses, podría reanudar los flujos de dinero y ayudar a que los bancos griegos reanuden sus operaciones, pero solo si está convencido de que el proceso de reforma está avanzando. El BCE dijo el lunes que aún no estaba listo para hacerlo.

¿Qué incluye el acuerdo?

El acuerdo de rescate también exige que se tomen duras medidas de austeridad... algunas son más drásticas que las que se le habían pedido a Grecia que soportara.

Por ejemplo, el gobierno griego aceptó transferir hasta un valor de 50.000 millones de euros en activos griegos a un fondo independiente que recaudará dinero de privatizaciones.

Según el documento, 25.000 millones de euros de este fondo serán inyectados a los bancos, 12.500 millones serán usados para pagar deuda y los 12.500 millones restantes serán utilizados para estimular la economía a través de inversiones.

El fondo tendrá su sede en Grecia y será gestionado por los griegos, pero con la supervisión de las autoridades europeas.

Tsipras también aceptó aplicar amplias reformas económicas.

El sistema de pensiones griego será reformado para hacerlo más sostenible. El país gasta más en pensiones en proporción a su economía que cualquier otro país de la Unión Europea... más del doble que algunos países, como Eslovaquia, Estonia e Irlanda.

El nuevo acuerdo pide aumentar la edad para jubilarse a 67 años. El estándar actual es de 65... pero la compleja pensión griega le ofrece la opción de retirarse mucho antes a una alta proporción de trabajadores. Eso también tiene que cambiar como parte de la reforma. También se recortarán algunos beneficios otorgados a los jubilados más pobres que encabezan sus pensiones.

Grecia también tendrá que reformar su sistema tributario para hacerlo más eficiente. El gobierno tuvo que ceder en algunos de los campos de batalla clave de los últimos meses y aceptó aumentar el IVA en el caso de restaurantes y otros artículos a la tasa máxima del 23%; además, se comprometió a abolir la tasa del IVA más baja que se tenía en las islas griegas, las cuales son populares entre los turistas. También aumentará los impuestos sobre sociedades al 28%.

Bajo el nuevo acuerdo, Tsipras también ha aceptado nuevos objetivos presupuestarios que se ajustan a otros países europeos e incluso a más recortes de gastos.

El acuerdo será difícil de digerir para los votantes griegos, a quienes los gobernantes les ofrecieron exactamente lo contrario.

"Tsipras ahora tendrá que implementar lo contrario a muchas cosas que les había prometido a sus votantes en enero y junio", dijo Holger Schmieding, analista de Berenberg.

Sin embargo, nuevamente, Grecia necesita rápidamente una gran cantidad de dinero si quiere mantenerse en el euro.